Málaga

El jugador del Sevilla Quincy Promes, a juicio por triplicar la tasa de alcohol en Puerto Banús

  • El futbolista arrojó en la primera prueba 1,06 miligramos por litro en aire espirado, que bajó después a 0,86 y fue denunciado por la vía penal

El futbolista, durante la presentación El futbolista, durante la presentación

El futbolista, durante la presentación

El jugador holandés del Sevilla, Quincy Promes, ha sido citado para un juicio que según está previsto se celebrará la próxima semana en Marbella tras haber dado positivo en un control de alcoholemia mientras circulaba por la zona de Puerto Banús. Fuentes judiciales indicaron a este periódico que está siendo investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial. 

Fue el martes por la noche, en torno a las 22:00, cuando una dotación de la Policía Local de Marbella le practicó una prueba que dio positiva. El jugador, que el próximo 4 de enero cumplirá 26 años, rebasó el máximo legal de alcohol, establecido en 0,25 miligramos por litro en aire espirado. En la primera prueba, arrojó una tasa de 1,06 miligramos por litro de aire espirado, rebasando así el máximo legal de alcohol, establecido en 0,25. En un segundo test pasados unos minutos, que sirve de contraste, bajó a 1,03, que tras aplicar el coeficiente corrector por margen de error se redujo a 0,86. Al tratarse de una tasa superior a 0,60 se considera un delito y Promes fue denunciado por la vía penal. La actuación se saldó con la retirada del vehículo que conducía.

Las distintas fuentes consultadas señalaron que el futbolista explicó que tenía un entrenamiento al que no podía faltar. A la mañana siguiente, acudió con normalidad a una de las últimas sesiones previas al encuentro que el Sevilla disputará el domingo con el Leganés. Será el día 24 a las 10 de la mañana cuando el holandés aporte su versión de los hechos ante el Juzgado número 4 de Marbella.

El internacional por Holanda llegó este verano a Nervión como una de las grandes apuestas del nuevo proyecto capitaneado por Pablo Machín. El extremo se convirtió en uno de los fichajes más caros de la entidad hispalense en su historia tras depositar al Spartak de Moscú algo más de 20 millones de euros. De momento, su adaptación no se completó en lo estrictamente futbolístico y este suceso extradeportivo sin duda no ayuda a ello. Está por ver cómo lo gestiona también el conjunto que preside José Castro.

El futbolista jugó 21 partidos con el Sevilla en esta temporada y ya rebasa los 1.000 minutos. Por el momento sólo anotó un gol, cifras lejanas a las que firmó en Rusia antes de llegar a España. Al menos antes de este incidente, Machín ya refrendó públicamente su confianza en el talento de Promes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios