Málaga

La lentitud administrativa y el coste aumentan el número de pozos ilegales

  • Expertos afirman que la Administración tarda hasta un año en dar un permiso, por lo que muchos se arriesgan a hacer sondeos por su cuenta y solo los legalizan si encuentran agua

  • Ecologistas dicen que hay unos 11.000 pozos ilegales en la provincia malagueña

Un guardia civil cierra un pozo ilegal en una imagen de archivo

Un guardia civil cierra un pozo ilegal en una imagen de archivo

Hacer pozos ilegales para buscar agua es muy habitual. De hecho, los ecologistas afirman que puede haber más de 11.000 solo en la provincia de Málaga. El modus operandi es siempre el mismo. El propietario de una parcela que no tiene acceso a la red general contrata a una empresa especializada para hacer sondeos para buscar agua con la que abastecer una casa, una piscina o regar cultivos. Si lo hace de forma legal tiene que hacer frente a un farragoso número de trámites administrativos que pueden demorarse hasta un año, además de pagar, según los expertos, en torno a 1.000 euros, al margen del coste del sondeo en sí, que varía en función de los metros perforados, de si se encuentra agua o no y del tipo de tubería que se instale.

Muchos propietarios no quieren esperar tanto tiempo, sobre todo porque ni siquiera saben si van a encontrar agua o no, y se arriesgan a hacer los pozos por su cuenta y riesgo. Si no hallan agua, en teoría, lo sellan y a buscar en otro punto. Si la encuentran, se apresuran por legalizarlo. El proceso administrativo es el mismo en este último caso, pero el dueño de la finca ya va sobre seguro.

Es prácticamente surrealista porque, en pleno siglo XXI, se confía ciegamente en la figura del zahorí, sobre todo en la zona de la Axarquía. Es el que dice, según su intuición, donde puede haber agua subterránea y en función de eso se hacen sondeos que cuestan varios miles de euros.

Antonio Cazorla, propietario de ACP Perforaciones, detalla que “cuando nos llama un cliente, que previamente suele buscar un zahorí, lo primero que solicitamos es el número de polígono y parcela y enviamos a un ingeniero para ver si se puede hacer. Si el informe es positivo le comunicamos al cliente que obtenga la autorización y cuando lo tiene todo nos dice dónde perforar”. Cobran por metros perforados. En su empresa, si encuentran agua piden entre 36 y 66 euros por metro en función de que instalen una tubería de pvc o de hierro. Si no hallan agua, entre 18 y 20 euros por metro. No hacen sondeos por menos de 50 metros porque no les resulta rentable al tener que trasladar maquinaria y personal.

El pozo se tapa aunque, según Cazorla, “hay clientes que pese a que no se ha encontrado agua lo destapan unos días después porque el zahorí les dice que puede aparecer agua en una semana y se cometen irresponsabilidades”. “La administración tarda mucho en dar los permisos y hay clientes que quieren hacer el pozo sí o sí, por lo que hay empresas que se arriesgan a hacerlos sin permiso”, dice este experto, quien asegura que un sondeo de 100 metros como el de Totalán, en el que falleció el pequeño Julen, “se puede hacer en menos de un día tranquilamente y así es muy posible que no te vea nadie”.

Cazorla asegura que “hay miles de pozos sin documentación y la Administración es consciente de todo esto, pero tiene que pasar una desgracia para que se haga algo”. En su opinión, sería clave “agilizar” los trámites administrativos para que los propietarios se animaran a hacer sondeos legales desde el primer momento.

Alejandro Pestaña preside el Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y gestiona fincas rústicas desde hace décadas. Coincide en lo explicado por el propietario de ACP Perforaciones y subraya que “el caso de Julen ha sido mediático pero hay muchos accidentes en pozos. No es corriente que caiga un niño, pero sí que alguien tropiece y se rompa una pierna, caiga un animal o se quede atrapado un coche”.

Pestaña afirma que los pozos tienen que estar señalizados, pero a la hora de la verdad, si no se ha encontrado agua, se abandonan. “Lo normal debería ser rellenarlo con tierra y sellarlo, pero en el campo invertir en seguridad no suele ser una prioridad”, señala este profesional, quien explica que estos pozos abandonados acaban siendo cubiertos por vegetación y en muchas ocasiones se confunden con madrigueras.

Hay otro aspecto a tener en cuenta. Pedir la autorización para hacer un pozo implica, entre otros muchos puntos, acreditar la titularidad de la finca y, según el administrador, “hay mucha gente que no tiene ni la escritura porque se ha heredado la tierra de padres a hijos o porque se comparte entre varios”. Una complicación más a la hora de ir por la vía legal, unido a la tardanza de la Administración y al coste de tasas.

El farragoso proceso para pedir la autorización para hacer un pozo

Autorización previa 

  1. Solicitud de autorización previa debidamente cumplimentada
  2. Fotocopia del documento de calificación empresarial de la empresa ejecutora de la obra.

  3.  Fotocopia de los certificados de aptitud en vigor para manejo de maquinaria de perforación de los operarios.

  4.  Acreditación de la personalidad del solicitante mediante fotocopia compulsada del DNI, si se trata de persona física, o DNI del representante legal, CIF, poderes de representación y escritura de constitución si se trata de una sociedad.

  5. Fotocopia compulsada de la escritura de propiedad completa, donde conste la titularidad del terreno.

  6.  Se deberá acompañar copia compulsada de la resolución de concesión de aprovechamiento o en su defecto informe favorable emitido, en el caso de la provincia de Málaga, por Confederación Hidrográfica del Sur (Agencia de Medio Ambiente y Agua).

  7. Proyecto técnico firmado por un titulado en Minas y visado por el colegio profesional correspondiente. El proyecto debe incluir un plano de situación a escala 1:10.000 y 1:50.000 con señalización de la obra de captación a realizar, la referencia catastral del polígono y la parcela, y un estudio básico de seguridad y salud.

  8. En caso de existir instalaciones eléctricas, hay que aportar además un proyecto de baja tensión independiente con indicación de la potencia a instalar suscrito por un técnico competente. 

  9.  Nombramiento de la dirección facultativa para las instalaciones eléctricas. Si el director de ambas obras es el mismo podrá redactarse una sola dirección facultativa que incluya tanto la construcción del sondeo o pozo como la instalación eléctrica.

  10. Ejemplar para la administración del modelo 046 como comprobante de haber satisfecho las tasas legales una vez diligenciado por la entidad bancaria colaboradora.

  11.  Fotocopia del documento de pago y certificado original de la compañía de seguros con indicación, al menos de la actividad, vencimiento y cuantía de la cobertura del seguro de responsabilidad civil de la empresa instaladora en baja tensión (600.000 euros para la categoría básica y 900.000 euros para categoría especialista).

    Puesta en servicio

  12.  Una vez autorizada la obra hay que rellenar una solicitud de puesta en servicio debidamente cumplimentada. 

  13.  Certificado de fin de obra suscrito por la dirección facultativa con indicación de la fecha de ejecución de las obras. 

  14. Para las instalaciones eléctricas hay que aportar además el certificado de fin de obra, el boletín del instalador electricista y copia compulsada del informe de la inspección para instalaciones cuya potencia supere los 25 kw.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios