Listas del PSOE al Congreso y el Senado

Las listas

  • El PSOE premia a los jefes del aparato capaces de movilizar a los militantes para imponerse a las otras familias socialistas

Ignacio López.

Ignacio López. / Javier Albiñana

El proceso de la elaboración y elección de los candidatos a las listas electorales es el que mejor refleja la miseria de los partidos. No se trata de elegir a una serie de aspirantes que mejor conecten con los votantes y pueden conseguir más respaldo. El objetivo principal es colocar a los “tuyos”.

El PSOE es una formación que en la selección inversa que aplica desde hace un par de décadas, carece de líderes sociales y políticos. Ahora ascienden a los cargos públicos los jefes de aparato que saben movilizar a suficientes militantes para imponerse en las refriegas internas. A sabiendas de que la mayoría de los afiliados ni siquiera se molestan en participar en estas rencillas.

En el caso de Málaga, como en el resto de Andalucía, las huestes de Susana Díaz controlan ese poder orgánico. Cuando consuman la victoria negocian con el perdedor, en este caso los sanchistas. En escenarios como el actual, con mucha mano de obra en paro y la Junta cerrada para los socialistas, el objetivo de los bandos en disputa es salvar a la guardia pretoriana. Tres susanistas para mí y un sanchista para ti para copar los tres escaños en el Congreso y el Senado, que calculan que obtendrán en Málaga. El acuerdo cerrado tras el comité provincial del sábado. Sólo que ahora que se quiere empoderar a la militancia, no se ha respetado los resultados de las votaciones en las asambleas. Les da igual porque ya entonces estaban teledirigidas. Si el pacto se hubiera alcanzado antes podrían haber representado el paripé.

Fuensanta Lima, la más aclamada, será la número 2 al Congreso. Era senadora por la Comunidad autónoma, pero tuvo que dejar su cargo para mover a la Cámara Alta a Marisa Bustinduy, que a su vez deja libre su acta de diputada andaluza para que la ocupe Francisco Conejo, vicesecretario regional socialista de Política Municipal. A Lima no se la podía dejar tirada, más cuando ya la removieron del Ayuntamiento de Mijas para que le dejara el hueco al secretario local del partido, José Antonio Sánchez, candidato a la AlcaldíaTampoco hay serias diferencias en el comportamiento en los representantes malagueños del actual inquilino en la Moncloa. Ignacio López Cano fue uno e los paños de lágrimas que utilizó. Pedro Sánchez durante su travesía del desierto.

Mérito suficiente para encabezar la lista al Congreso por el PSOE de la sexta provincia de España. Al margen de su actividad juvenil en el movimiento Paz y Desarme no hay nada en su currículo, ni político ni tampoco en su trayectoria profesional, que justifique ese honor. Pero no es el único, así que tampoco hay que cargar las tintas contra él. La lista es el pago a los servicios prestados. ¡Qué mas da el votante!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios