Málaga

La marcha de Maldonado de Cs abre una crisis de gobierno en la Diputación

Francisco Salado y Juan Carlos Maldonado, este miércoles, en el pleno de Diputación.

Francisco Salado y Juan Carlos Maldonado, este miércoles, en el pleno de Diputación. / Javier Albiñana

El tablero político en la Diputación de Málaga se enreda. Y de qué manera. La marcha de Juan Carlos Maldonado de Ciudadanos y las alusiones a que había “un pacto oscuro” entre el PP y Cs para ponerle “palos en las ruedas” en su gestión como vicepresidente y que esto se encontraría tras su destitución como responsable de Sabor a Málaga ha abierto una nueva crisis de gobierno en la institución provincial. De momento, el presidente Francisco Salado ha optado por ganar tiempo. Cede la iniciativa a su todavía número 2 para ver si tras arremeter contra él presenta su renuncia al cargo y le evita tomar otra determinación más drástica.

La postura oficial del gobierno de la Diputación es el silencio. El portavoz de los populares, Francisco Oblaré, trató este martes de quitar hierro al asunto diciendo que “el PP no tiene ningún problema” y de desvincular a su partido de ese “pacto oscuro” criticado por Maldonado. “Lo sabrá él, nosotros no sabemos nada”, comentó Oblaré al ser preguntado por las palabras del que, todavía, es su socio. Mientras tanto, la oposición ya habla de “caos” y “transfuguismo”.

El portazo de Maldonado a Cs abre muchas dudas. Hasta este martes, desde las filas del PP confiaban en que mantuviera “su compromiso de mantener la estabilidad” del gobierno provincial, pero las declaraciones de Maldonado en Sur, en las que arremetió contra el propio Salado, del que dijo que “no es un presidente que esté a la altura de los malagueños” y que “está al compás de lo que le dicen Juan Marín (Cs) y el PP andaluz”, hace difícil su continuidad como vicepresidente primero.

La continuidad de Maldonado como socio del PP y vicepresidente primero se complica

En su carta de despedida del partido naranja, Maldonado dijo que seguiría trabajando en la Diputación y el Ayuntamiento de Mijas, donde es teniente de alcalde, negándose así a entregar sus actas como Ciudadanos le reclamó. Pero tras sus últimas palabras, su permanencia en el equipo de gobierno de la Diputación se antoja poco coherente. El PP no quiere cerrar las puertas a un posible acuerdo con Maldonado que garantice la estabilidad del actual mandato. El también teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Mijas se estrenó este martes en un pleno en la localidad y optó por desmarcarse de sus hasta ahora compañeros y abstenerse en las votaciones.

En Diputación, el equipo de gobierno del PP puede jugar con la aritmética, ya que, con 15 diputados, está a uno de la mayoría. Eso sí, perder de forma definitiva el apoyo de Maldonado supondría depender por completo de Juan Cassá, el diputado no adscrito que ya abandonó Cs en 2020 y cuyo voto el PP quiso amarrar al designarlo portavoz del gobierno en la Diputación.

Aunque los números podrían no salirle al PP si Cassá y Maldonado –que compartirán ahora grupo como no adscritos– deciden alinearse en contra de Salado. El PSOE del nuevo secretario provincial Dani Pérez asegura que actuarán con responsabilidad y “nada de cambalaches”. Cassá es portavoz del Gobierno de Diputación y de la formación Por Mi Pueblo. Maldonado podría seguir sus pasos pero hay que saber qué le puede ofrecer Salado para resolver la crisis.

De momento, este martes Oblaré aseguró que el PP había tenido conocimiento de la decisión de Maldonado de dejar Cs por las redes sociales y que en la institución “no hay ninguna comunicación en el sentido de las responsabilidades políticas que tiene en el equipo de gobierno”.

“Nosotros nos dedicamos a lo que mejor sabemos hacer, gestionar esta Diputación y sacar adelante unos presupuestos que son trascendentales para la recuperación y queremos aportar ese importante grano de arena”, subrayó. “Ahí debe estar la estabilidad, no debemos desviarnos. El PP no tiene ningún problema”, defendió, añadiendo que ya se dieron las pertinentes explicaciones de la retirada de competencias a Maldonado sobre la marca de promoción agroalimentaria.

Oblaré espera que en las próximas horas Francisco Salado y Juan Carlos Maldonado se sienten y éste le explique cuál es su planteamiento a partir de ahora. Mientras, pese a la tensa calma, la procesión va por dentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios