Málaga

Luz verde a la moratoria para impedir que abran más bares en el Centro de Málaga

  • Esta restricción no afectará a las licencias pedidas antes de que entre en vigor el plan antirruido 

  • El documento será aprobado finalmente en el Pleno de este mes

Imagen de archivo de las terrazas de varios bares, en el Centro de Málaga. Imagen de archivo de las terrazas de varios bares, en el Centro de Málaga.

Imagen de archivo de las terrazas de varios bares, en el Centro de Málaga. / Javier Albiñana

Tras una espera de más de un año, el plan antirruido con el que el Ayuntamiento de Málaga pretende rebajar el ruido en 97 calles del Centro histórico y cinco de la zona de El Romeral, en Teatinos, está listo para ser aprobado de manera definitiva. La ratificación del documento será objeto de debate este martes en la Comisión de Sostenibilidad Ambiental, con la previsión de que sea avalado por el Pleno a finales de diciembre.

El texto normativo eleva a cinco años la vigencia de las denominadas Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), en las que se aplicará una moratoria en la concesión de autorizaciones para la apertura de bares y locales de ocio. La incidencia de la propuesta se dejará notar desde el mismo momento en que entren en vigor los planes, pero sólo para las peticiones de nuevo cuño. Para ello, se fija un régimen transitorio para que no se vean afectadas las peticiones realizadas antes de la aprobación de la medida.

La citada moratoria se dejará notar también en la ampliación y/o instalación de nuevos establecimientos públicos (excluyendo los eventuales) en los que se desarrollen espectáculos públicos o actividades recreativas de cualquier tipo. El propio documento, no obstante, anula la aplicación de esta restricción para los cambios inter partes que se produzcan en la titularidad de la autorización de la actividad siempre que haya acuerdo entre el cedente y el cesionario "y permanezcan inalterables las características y condiciones del establecimiento".

A esto se suma la necesidad de que la actividad se ajuste al Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía. También se habla de levantar esta limitación a las actividades que sean consideradas "de interés general para la ciudad" por la Junta de Gobierno Local.

Como ya avanzó este periódico el pasado día 2, los negocios estarán obligados a recoger las terrazas a las 00:30 de lunes a viernes y a las 01:00 los sábados y domingos en los meses de otoño e invierno; la franja se amplía a las 01:00 de lunes a viernes y hasta las 01:30 los sábados y domingos en primavera y verano. El actual límite está fijado en las 02:00.

Este paso endurece la posición inicialmente adoptada por el Consistorio. También lo hace, siguiendo el informe elaborado por la Secretaría General, en lo concerniente a los días en los que no se aplicará esta restricción. Se exceptúan Semana Santa, Navidades, Carnaval y Feria y hasta un máximo de 20 fechas más repartidas a lo largo del año. De inicio, el Ayuntamiento proponía 70 fechas.

Las terrazas tendrán que recogerse a las 01:30 los sábados y domingo en primavera y verano

En materia de limitaciones horarias, se señala que a partir de las 23:00 todos los establecimientos "funcionarán con puertas y ventanas cerradas, con el fin de evitar la emisión de ruidos del propio local al exterior". Y se señala que los titulares de estos negocios tendrán que velar por el cumplimiento de la medida "disponiendo los medios necesarios para que los usuarios, al entrar y salir, o permanecer en el exterior del local, no produzcan molestias al vecindario".

Para ello, desde las 23:00 hasta el cierre del local, "se designará a una persona responsable de garantizar este aspecto". En cuanto las medidas específicas, el plan habla de "intensificar los controles de la Policía Local", con el fin de evitar las masificaciones de personas y actos incívicos; así como la labor de inspección y control de los establecimientos.

El informe municipal supone un revés a la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos). El colectivo, que hace un año llegó a amenezar con el cierre de todos los establecimientos en la jornada del encendido del alumbrado navideño, reclamó, de partida, la nulidad de las ZAS. Ante estas sugerencias, la contestación es contundente, proponiendo su desestimación. Por el contrario, se toman en consideración algunas de las sugerencias vecinales. Algunas, como la limitación horaria de las terrazas, en una dimensión muy inferior a la planteado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios