Municipal

Los hosteleros desconvocan el paro previsto para el día del alumbrado

  • Advierten de que "permanecerán vigilantes para garantizar el cumplimiento por parte del Ayuntamiento" 

  • Del Río pide un comportamiento "proactivo" en la aplicación de medidas contra el ruido para renovar las terrazas

De la Torre, en la última asamblea celebrada por los hosteleros de Málaga. De la Torre, en la última asamblea celebrada por los hosteleros de Málaga.

De la Torre, en la última asamblea celebrada por los hosteleros de Málaga. / Javier Albiñana

Definitivamente, los bares y restaurantes del Centro histórico de Málaga abrirán sus puertas este viernes. O lo que es lo mismo, todos los que acudan en masa al encendido de las luces de Navidad en la Plaza de la Constitución y la calle Larios podrán disfrutar de la amplia oferta hostelera que se distribuye por el casco antiguo. La amenaza lanzada hace varias semanas por la asociación de hosteleros Mahos queda anulada tras el acercamiento de posturas protagonizado por los empresarios y el Ayuntamiento de la capital.

Los detalles del acercamiento han sido aportados este miércoles por el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, y por el presidente de Mahos, Javier Frutos, en dos comparecencias separadas en el espacio y el tiempo. Aunque ambas con el mismo hilo conductor.

El primero en tomar la palabra ha sido el edil, que si bien ha sido claro al subrayar la importancia del sector hostelero en la capital, no ha dudado en insistir en la necesidad de dar una solución a la situación actual. "No podemos permitir que el Centro esté en la situación en la que está", ha dicho de manera categórica. Y en esta línea ha reclamado la intervención de los hosteleros para adoptar las medidas con las que minimizar el impacto del ruido.

Minutos después fue Frutos el que ha valorado el acuerdo alcanzado, que "suspende el cierre previsto", expresando su confianza "en la palabra de nuestro alcalde". "Hacemos un ejercicio de responsabilidad con nuestra ciudad", ha declarado a los medios de comunicación, aunque ha advertido de que el sector estará "vigilante para que se cumpla lo acordado". Asimismo, ha puesto de manifiesto el compromiso de los empresarios de contribuir "al fomento de la convivencia y el equilibrio entre el derecho al descanso de los vecinos y la necesaria actividad empresarial".

Resulta clave en el desbloqueo del conflicto el compromiso del equipo de gobierno de poner en marcha de manera casi inmediata los estudios necesarios para certificar la situación real del Centro, ya sea para confirmar el deseo de los hosteleros de que el uso predominante es el turístico o para mantener la actual calificación, que es residencial. Es posible que este trabajo, que el Consistorio quiere adjudicar a una empresa externa, esté listo a lo largo de 2019.

Del Río sí ha sido claro al apostillar que hoy por hoy no hay base jurídica para tramitar una nueva zonificación. Para Frutos, esa "radiografía" permitirá a los hosteleros, al Ayuntamiento y a los vecinos "conocer la situación real de uso del Centro para tomar las medidas necesarias que lleven a un equilibrio de uso de esta zona".

Otra de las líneas de trabajo asumida por el Ayuntamiento pasa por que Comercio y Medio Ambiente redacten un protocolo "que dé seguridad jurídica a los hosteleros" en relación a la renovación anual de terrazas de los establecimientos que estén en alguna de las 98 calles del Centro y 5 de El Romeral (Teatinos) que pasarán a ser consideradas como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS). De acuerdo con las explicaciones dadas por Del Río, la idea es que ese documento contenga los criterios que tendrá en cuenta el área de Comercio a la hora de decidir sobre la renovación de las autorizaciones de ocupación de la vía pública ante una posible "interpretación restrictiva del Decreto 155 publicado por la Junta de Andalucía".

A juicio de Mahos, ello va a permitir fijar una serie de parámetros mediante los que "demostrar, atendiendo no solo a los objetivos de calidad acústica que establece la Junta sino a otros criterios, que cumplen y pueden prorrogar anualmente su autorización". "Aquellos que cumplan con la normativa no verán amenazada su terraza", ha apostillado.

Sobre el particular, el concejal de Medio Ambiente ha coincidido con la visión de los empresarios, aunque incidiendo en que no habrá carta blanca. "Si un hostelero renovaba antes de manera tácita la autorización, ahora tendrá que demostrar que es proactivo en las medidas a tomar; tienen quede mostrar que se toman medidas para reducir el ruido", ha destacado. Incluso, ha admitido que podría darse la situación en la que empresarios "que incumplan una serie de medidas no tengan la renovación de las terrazas".

Lo que sí ratificó el concejal de Medio Ambiente es que el trámite de declaración de las ZAS sigue adelante, aunque sin un calendario claro de aplicación. Una vez se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Málaga el acuerdo de Pleno del pasado 25 de octubre, el documento quedará abierto a exposición pública para la presentación de alegaciones durante 45 días. Al cierre de ese plazo, el Ayuntamiento tendrá que contestar a las sugerencias planteadas y, en caso de aceptación de algunas, tendrá que adaptarse la propuesta. Los hosteleros ya avanzan que realizarán observaciones a la propuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios