Málaga

Sin miedo a correr

  • Las mujeres del Club Nerja Atletismo reivindican el poder salir a entrenar solas a la calle con total libertad

  • No debe haber temor, dicen, aunque sí cierta precaución

Mujeres del Club Nerja Atletismo, durante uno de sus entrenamientos en Málaga. Mujeres del Club Nerja Atletismo, durante uno de sus entrenamientos en Málaga.

Mujeres del Club Nerja Atletismo, durante uno de sus entrenamientos en Málaga. / Javier Albiñana

Hace un par de meses que Elenir Oliveira dejó de salir a entrenar sola por el campo, como le gustaba hacer antes. Lo hace para “no correr riesgos innecesarios”, según dice. “No tengo valor”, reconoce, aunque es consciente de que “una no debe tener miedo de nada”, relata que se siente “cohibida”. “En la tele salen muchas cosas y también mi hijo y mi pareja me dicen que tenga cuidado, lo que le ha pasado a Laura Luelmo ha acrecentado mi miedo”, explica. Desde entonces suele entrenar en las pistas deportivas de Carranque y sale por la ciudad con sus compañeras del Club Nerja Atletismo: Carmen Aranda, Alba González, Toñi Torreblanca, Charo López y María del Mar Cano, entre otras.

No son atletas profesionales, pero entrenan a diario y compiten, y como muchas mujeres, a veces escuchan comentarios machistas o se cruzan con miradas inoportunas. Alternan el entrenamiento en pista con el running por la ciudad. Desde el paseo marítimo a la desembocadura del río Guadalhorce, incluidos los montes de Málaga. Se suelen reunir varias tardes a la semana para ir juntas, pero también lo hacen en solitario. “Miedo no, precaución sí”, insisten.

Toñi Torreblanca lleva 15 años en el Club, pero desde mucho antes practica el running por su cuenta, al anochecer porque es el tiempo que le queda después del trabajo. Dice que no siente miedo, pero que procura tener ciertas precauciones. La principal es cambiar su rutina.

Nunca suelo ir por los mismos sitios”, explica. Además, dice ir mirando con antelación con quien se cruza y de vez en cuando me gusta girarme para mirar detrás de mi”. “Además de ir pendiente de los semáforos tienes que ir mirando desde lejos a la gente”, señala. Todo ello pese a que “nunca me ha pasado nada”, más allá de algún incidente al que ella resta importancia: “Alguna vez se para algún coche, te dicen algo... pero eso también te puede pasar cuando vas andando de día”. Insiste en que correr es su hobby en que “no lo voy a dejar por miedo”.

Grupo de mujeres del Club Nerja Atletismo entrenan juntas. Grupo de mujeres del Club Nerja Atletismo entrenan juntas.

Grupo de mujeres del Club Nerja Atletismo entrenan juntas. / Javier Albiñana

Pero “no hay que ir pensando en que te vaya a pasar algo”, dice Alba González. “Puede pasar que te digan algo, algún piropo o algo de eso, pero no más”, cuenta. Aunque ella reconoce ser particularmente “miedosa” y prefiere ir acompañada, intentando siempre no quedarse atrás, advierte de que “el miedo también es malo llevarlo en el cuerpo”. “A veces vamos con miedo a todos lados por lo que escuchamos, por cómo está la sociedad...”, añade.

Charo López aclara que le gusta más correr con sus compañeras pero por diversión, no por sentirse más segura, y si cambia sus hábitos es por motivación, no por seguridad. Se mueve cuándo y por dónde quiere: “Vivo por Ciudad Jardín, y si quiero subir a la zona del pantano voy, o si quiero ir a Gibralfaro o al paseo marítimo... Nunca he sentido ninguna inseguridad”. “Yo no siento miedo”, asegura. Aunque entiende que pueda haber jóvenes que sientan ciertos temores, sobre todo a raíz de lo sucedido a Laura Luelmo, las anima a defender su libertad. “Les diría que no tienen que tenerle miedo a nadie”, subraya.

María del Mar Cano es de las que piensan que las mujeres están “un poco coartadas de libertad en todos los aspectos de la vida”. “Estamos siempre indefensas, pero no solo cuando vas a correr, también cuando sales y te vas al centro sola, cuando coges un taxi...”, señala. Recuerda que hubo un tiempo que sí sentía recelos al salir de noche a correr sola, no porque haya sufrido nunca un episodio desagradable, sino porque “al estar todo solo, sin nadie alrededor, tu cabeza empieza a dar vueltas y a pensar que a ver si sale alguien”.

Según cuenta, nunca fue un miedo “aterrador”, pero es algo difícil de evitar que, sin embargo, ya ha superado: “Ahora cuando voy corriendo no pienso”. Los fines de semana Carmen Aranda suele correr por el paseo marítimo. “Yo soy positiva y no pienso que tenga que pasar nada, pero en este deporte es mejor evitar los sitios solitarios e ir con alguien, pero no por pensar que te hagan nada, sino por si te caes tienes alguien que te pueda ayudar”, señala.

En varias ciudades de toda España se han celebrado estos días quedadas de mujeres –y hombres– para correr en homenaje a la joven zamorana asesinada en El Campillo (Huelva). Unos actos simbólicos que persiguen reivindicar la libertad de las mujeres a salir solas a la calle, sin miedo, sea a hacer deporte o de fiesta. Málaga se ha unido a la iniciativa con una carrera convocada a través de la web Sincronizadas, para mañana de 10.00 a 11.00 en el Paseo Marítimo. El punto de quedada es la glorieta Antonio Molina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios