Demografía

Casi la mitad de los municipios de Málaga pierden población desde hace 20 años

  • La Diputación de Málaga señala que hay que actuar de forma prioritaria en 21 pueblos de la provincia 

  • Mejorar los accesos y conseguir una conexión a internet de calidad son claves

Varias personas conversan en la localidad de Jubrique. Varias personas conversan en la localidad de Jubrique.

Varias personas conversan en la localidad de Jubrique. / Javier Flores (Jubrique)

Casi la mitad de los municipios de la provincia de Málaga están perdiendo población en los últimos 20 años. Los casos más sangrantes son los de Jubrique, Genalguacil Benarrabá, Canillas de Aceituno, Alfarnate y Cañete la Real -donde se ha ido más del 20% de la población en dos décadas-, pero hay otros 18 municipios que han visto mermado su censo entre un 10 y un 20% en ese periodo. En total, de las 103 localidades que conforman la provincia, la despoblación está teniendo lugar en 45.

Así lo ha explicado este martes el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, en la inauguración de una jornada organizada por este organismo y por la Fundación I+E, que engloba a varias de las principales empresas tecnológicas del país. Salado ha precisado que hay 21 municipios que se considera que están en una situación grave de despoblación, otros 12 en un nivel intermedio y 12 en un nivel bajo.

Hay dos aspectos claves que están influyendo en esa despoblación. El primero es la dificultad de acceso, motivada normalmente por la orografía. Hay municipios a los que es complicado entrar o salir por carretera, con vías antiguas llenas de curvas que, además del posible mareo, implican mucho tiempo de viaje. El segundo es la falta de conexión a internet, un aspecto imprescindible para que pueda haber personas que se queden trabajando en esas localidades o que abran más empresas. A eso se le suma la carencia de instalaciones sanitarias, educativas o bancarias. Hay 13 pueblos sin servicios bancarios físicos o 25 sin una oficina de Correos, algo importante para la logística. 

Salado ha asegurado que la lucha contra la despoblación es uno de los grandes retos de su legislatura y ha puesto varios planes sobre la mesa. Uno de ellos es Viable, que intenta mejorar los accesos por carretera y reducir el tiempo de viaje con una inversión de 50 millones de euros en varios años. También le han ofrecido a los ayuntamientos un datáfono para que los ciudadanos puedan pagar los impuestos en aquellas localidades donde no hay oficinas bancarias ni cajeros y se están dando cursos para que los mayores sepan hacer operaciones con su entidad financiera de forma telemática.

"Queremos hacer un gran pacto por la conectividad en la provincia y estamos en contacto con las grandes empresas de telecomunicaciones para romper esa brecha digital, que se ha ampliado con la pandemia", ha indicado el presidente de la Diputación. Uno de los participantes en esta jornada ha sido Gerardo Cuartero, directivo de Caixabank en Málaga, quien ha reconocido que "no es realista en términos de eficiencia y coste tener oficinas en todos los pueblos", pero ha adelantado que están trabajando en un proyecto junto a la Diputación que permitirá a los habitantes de pueblos pequeños sacar dinero aunque no haya un cajero. No ha querido dar más detalles hasta que se presente de forma oficial. 

Teresa Riesgo, secretaria general de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación, ha señalado en este foro que "el reto demográfico debe tomarse como una oportunidad  para hacer las cosas de otra manera" y ha recalcado que "el objetivo final es que estos territorios tengan una salida más sostenible porque, por ejemplo, sería una desastre para la Axarquía que creciera como los cinturones de Madrid". La máxima responsable de Innovación en España ha afirmado que hay que apostar por la "innovación, la tecnología, la digitalización y la sostenibilidad" y ha afirmado que "el Gobierno cree en la colaboración porque nada se puede hacer solo".

Helena Herrero, presidenta de la Fundación I+E y de HP en España, ha subrayado que "Málaga es puntera en la atracción de talento e inversiones" y ha hecho hincapié en que "hay que aprovechar la inercia del momento actual y saber aprovechar los recursos europeos para dejar pilares claros para el futuro". Herrero considera que, con la pandemia, "la sociedad ha entendido la importancia de la ciencia y la innovación" y ha apuntado que el uso de la tecnología permitirá una mayor vertebración territorial en toda España. 

Leopoldo Maestu, presidente y consejero delegado de Alstom en España, ha indicado que "no tiene sentido crear grandes urbes porque hay soluciones tecnológicas para facilitar la movilidad de las personas de forma inteligente".En este sentido, Maestu ha dicho que "no es un sueño ni hay que imaginarlo sino que lo que hay que tener es el valor y el coraje de implantarlas". El máximo responsable de Alstom en España ha puesto como ejemplo un proyecto que están desarrollando de forma piloto en Panamá donde tienen digitalizados todos los medios de transporte de la ciudad mediante inteligencia artificial y se informa en tiempo real a los ciudadanos de cualquier incidencia y de qué tipo de transporte le conviene más para desplazarse. "El transporte del futuro tiene que ser sostenible, la movilidad no puede basarse en el uso masivo del vehículo privado", ha insistido este experto, quien ha asegurado que desde su compañía se trabaja hacia una movilidad "eléctrica, colectiva, compartida, multimodal, fluida e inclusiva para todos". 

Iván Rejón, directivo de Ericsson, ha lamentado que haya casi 300.000 personas en la provincia de Malaga sin posibilidad de tener acceso a banda ancha de 100 megas y ha señalado que el 5G será una buena solución. "Será imposible una mayor sociedad del bienestar sin 5G", ha destacado este profesional, que ha considerado "un disparate" las especulaciones de esta tecnología con el coronavirus. Sergio Rodríguez, presidente de la farmacéutica Pfizer en España, ha detallado por su parte las ventajas de la telemedicina y su evolución en el mundo, aunque ha dejado claro que "tiene que ser un apoyo para mejorar el control y el diagnóstico pero nunca va a sustituir el trato personal entre el médico y el paciente".

La jornada ha sido clausurada por el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, quien ha subrayado que "no se puede permitir que haya ciudadanos de primera y de segunda" y ha afirmado que hay una "estrategia andaluza con el reto demográfico" a través de la cual todas las consejerías tienen en cuenta este apartado a la hora de diseñar sus planes. Bendodo ha comentado que "hay que potenciar las áreas rurales, el comercio on line, el teletrabajo o la teleformación". "Málaga está a la vanguardia y puede servir de faro al resto de España", ha añadido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios