Málaga

Los nuevos casos de cáncer crecen de forma sostenida en Málaga

Área de Oncología Radioterápica del Hospital Clínico.

Área de Oncología Radioterápica del Hospital Clínico. / M. H.

Los nuevos casos de cáncer no paran de crecer. En 2012 se registraron 8.103 en la provincia de Málaga y una década más tarde, en 2022, van por 9.842. Expresados en tasas, en aquel año fue de 494 nuevos casos por 100.000 habitantes y en el ejercicio pasado ascendió a 573, según los datos de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). La tendencia es la misma en Andalucía y España.

Pero en paralelo a este incremento sostenido de las patologías tumorales –que los oncólogos explican por la mayor esperanza de vida, los hábitos no saludables, el aumento de la contaminación y ciertas enfermedades infecciosas–, también se eleva la supervivencia de los enfermos en comparación con décadas pasadas. Ésta se sitúa en torno al 60% debido a la detección precoz y las mejoras en los tratamientos que cada vez son más personalizados y eficaces.

Según los datos del Observatorio del Cáncer de la AECC, en la provincia sólo en 2014 se repitió la misma tasa de incidencia de 2013. En ambos ejercicios, este indicador de nuevos casos por 100.000 habitantes fue de 503. Pero, salvo esa excepción, desde 2012 cada año superó al anterior. Y la proyección de la Asociación es que las patologías tumorales sigan creciendo. Frente a los 9.842 nuevos casos de 2022 a nivel provincial, la previsión del Observatorio son 10.520 en 2025, 11.699 en 2030 y 13.549 en 2040.

El director técnico provincial de la AECC y oncólogo, Antonio Rueda, explica las razones del incremento de la incidencia: “La razón fundamental es que vivimos más de 80 años de media”. Pero a continuación añade otras causas, como los estilos de vida no saludables, entre los que incluye el tabaco, el abuso del sol, el sedentarismo, la obesidad... En este sentido recuerda que una vida saludable reduce en torno a un 40% el riesgo de padecer un cáncer.

Como otras de las variables que pueden influir en este incremento de la incidencia de patologías tumorales también incluye factores ambientales. “En las zonas de polos industriales hay más cáncer de pulmón y linfomas que en aquellas áreas geográficas que viven del sector servicios”, apunta.

Pero Rueda pone en valor los avances de su especialidad: “Aumenta la incidencia, pero también aumenta la supervivencia y la mortalidad global baja. La incidencia sube, pero las muertes bajan”. En resumen, resalta que a pesar de que los nuevos casos se incrementan, hay menos muertos por cáncer que antes. La razón es ese aumento de la supervivencia, con pacientes que superan la enfermedad o se cronifican y que tienen mejor calidad de vida que hace unas décadas atrás.

Según las cifras del Instituto de Estadística de Andalucía (IECA), los tumores son la segunda causa de muerte en la provincia de Málaga después de las patologías del sistema circulatorio. Los últimos datos correspondientes al primer trimestre de 2022 recogen que los procesos oncológicos causaron 909 decesos, frente a 1.187 ocasionados por las enfermedades cardiovasculares.

La supervivencia no es igual en todos los cánceres. Hay algunos más agresivos y con peor pronóstico y otros en los que roza el 90%. Pero haciendo una media muy global, los oncólogos estiman que alrededor del 60% de los pacientes lo superan.

Claves para la supervivencia

En ese avance hay dos claves: el diagnóstico precoz y la mejora en los tratamientos. Los diagnósticos más tempranos permite a los especialistas tratar los tumores en una fase más inicial y, por lo tanto, obtener mejores resultados. Rueda destaca entre ellos, el cáncer de mama y el de colon.

Pero la mayor supervivencia se debe también a la mejora de los tratamientos que cada vez son más personalizados. Hace varias décadas, eran prácticamente iguales para todos los pacientes. Pero los avances oncológicos y genéticos han permitido individualizar los tratamientos cada vez más. Incluso, predecir cuándo un fármaco no va a funcionar en un caso concreto para pasar a un plan b. Así no se pierde tiempo y el paciente se ahorra la toxicidad de un medicamento que no será eficaz para su tumor específico.

Rueda lanza un mensaje esperanzador y comenta que pacientes con determinados cánceres que hace menos de una década tenían una esperanza de vida de 18 meses, “hoy viven cinco años o más; e incluso, se curan”.

Según los datos del Observatorio del Cáncer de la AECC, de los 9.842 nuevos casos registrados en la provincia de Málaga en 2022, 4.073 corresponden a mujeres y 5.770 a hombres. Dicho en tasas, 465 por 100.000 habitantes y 687 respectivamente. ¿Y por qué este decalaje según el cuál los varones sufren más procesos oncológicos? “Porque las mujeres tienen menos hábitos tóxicos que el hombre. El hombre lleva peor vida”, sintetiza Rueda. En resumen que el tabaco, el alcohol y la obesidad pasan factura. Y estas variables suelen darse proporcionalmente más en hombres.

Además, el oncólogo añade otra explicación: la mujer tiene una “ventaja biológica” sobre el varón porque sus mecanismos de reparación del ADN genético, en general, suelen ser más eficaces que los masculinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios