Málaga

Diez años de prisión por abusar de la hija de su pareja en más de 20 ocasiones en Málaga

Ciudad de la Justicia de Málaga.

Ciudad de la Justicia de Málaga. / Javier Albiñana

La Audiencia de Málaga ha condenado a diez años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de la hija de su pareja de forma reiterada, en más de 20 ocasiones, cuando esta tenía once años, accediendo la menor por temor a que le pudiera hacer algo a ella o su familia.

Según se declara probado en la sentencia, consultada por Europa Press, el procesado mantuvo desde mediados de 2019 y aproximadamente durante un año y medio una relación afectiva con la madre de la menor, conviviendo con ella y sus dos hijos, entre los que estaba la víctima.

Poco después de iniciar la relación, el acusado "experimentó una atracción sexual hacia la niña" y, "para satisfacer ese impulso comenzó a someterla a tocamientos", primero por encima y luego por debajo de la ropa, indica la resolución; realizándolos cuando la menor estaba sentada a su lado y la madre se quedaba dormida.

Más adelante, "en fechas que no han podido precisarse pero en todo caso anteriores a la primera mitad de noviembre de 2020, en al menos 20 ocasiones, el procesado aprovechó oportunidades que le surgieron para mantener relaciones sexuales" con la niña cuando estaban ausentes la madre y el hermano.

La menor consintió esas prácticas, dice la Sala, "a causa del ascendiente que el procesado ejercía sobre ella y también porque sentía vergüenza y temía que él pudiera adoptar alguna iniciativa perjudicial para ella o su familia". Guardó silencio hasta que en noviembre de 2020 decidió hablar con su madre.

Escondido en una chabola cerca de Gibralfaro

El procesado, nada más enterarse de que iba a ser denunciado, abandonó su domicilio y puesto de trabajo y permaneció escondido en una chabola cercana al Castillo de Gibralfaro de Málaga capital hasta ser localizado y detenido en enero de 2021, fecha desde la que se encuentra en prisión provisional.

Así, por estos hechos se le condena por un delito continuado de abusos sexuales y se le impone la pena de diez años de prisión. Asimismo, se le prohíbe acercarse a menos de 500 metros o comunicarse con la víctima durante diez años y ochos años de libertad vigilada posteriores a la ejecución de la pena.

Asimismo, se le impone el pago de 25.000 euros de indemnización a la menor por daños morales. La sentencia se dicta tras reconocer el acusado "lisa y llanamente" los hechos y con la conformidad expresada por este y por su defensa con la pena solicitada por el fiscal y la acusación particular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios