Málaga

El complicado puzle para recuperar el edificio de Correos

  • Urbanismo mantiene en los últimos meses varios encuentros con el nuevo propietario para perfilar el ajuste urbanístico necesario para recuperar el inmueble 

  • La posibilidad de que sea un hotel, la que más peso tiene

Imagen del antiguo edificio de Correos, que se levanta en la Avenida de Andalucía. Imagen del antiguo edificio de Correos, que se levanta en la Avenida de Andalucía.

Imagen del antiguo edificio de Correos, que se levanta en la Avenida de Andalucía. / Javier Albiñana

Ocho meses después de que un magnate israelí comprase en subasta pública el antiguo edificio de Correos por 23,5 millones de euros, el futuro destino del inmueble sigue en el aire. Desde que se formalizase la enajenación son cuatro las reuniones mantenidas por representantes del empresa y la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga en el objetivo de perfilar el camino a seguir para recuperar la construcción de la Avenida de Andalucía.

Así lo confirmó el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien admitió que de los encuentros ya celebrados no puede extraerse una conclusión cierta. "No precisan nada, porque lo que han querido es conocer todas las opciones posibles. ¿Si quiero hacer un hotel tengo que hacer un cambio de uso? ¿Si quiero optar por el uso residencial también? ¿Si echo abajo el edificio, lo que construya qué metros puede tener?", expuso el edil a modo de ejemplo.

A pesar de los interrogantes evidentes sobre los planes de la promotora, López cree que la pretensión final es la de convertir el antiguo Correos en un hotel, propuesta que encajaría con los deseos que desde hace años viene exponiendo el propio Consistorio. De hecho, públicamente el alcalde, Francisco de la Torre, ya se posicionó a favor de esta posibilidad, recordando la déficit de camas que presenta la capital de la Costa del Sol.

"Creo que quieren un hotel porque todas las orientaciones van hacia eso, otra cosa es que hayan planteado algunas alternativas", señala el concejal. Lo que pone de manifiesto el devenir de las reuniones ya celebradas es que el encaje de piezas necesario para componer el puzle de Correos es de elevada complejidad.

La calificación que pesa actualmente sobre el inmueble, que se levanta junto a la Avenida de Andalucía y a escasos metros de la Alameda Principal, acota de manera clara su destino. Conforme al Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), se trata de un equipamiento. Si bien esta categoría abre la puerta a una posible residencia de mayores o de estudiantes, por ejemplo, fuerza a tramitar un cambio de uso para un hotel, comercial o viviendas.

Conforme a lo estipulado en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), la supresión de un equipamiento de esta naturaleza lleva obligada una compensación a la ciudad que permita cubrir con los mismos metros cuadrados el uso que se pierde. En este supuesto, el dueño de Correos tendría que pagar con una edificabilidad próxima a los 17.000 metros de equipamiento en parcelas próximas. 

"Tendrían que coger parcelas que no sean de equipamiento y tramitar su conversión a equipamiento; son suelos que no tienen por qué estar construidos", expuso López, quien reconoció que ésta es una de las dudas puestas sobre la mesa por los promotores. Y ello puede suponer un coste económico añadido de enorme envergadura.

A la espera de que se concreten los detalles de la operación de Correos, que parece cocinarse a fuego lento, el concejal de Ordenación del Territorio sí deja clara la voluntad de entendimiento por parte del Ayuntamiento. "Tenemos tanto interés como ellos en facilitar la operación, en que el edificio se reactive y albergue un espacio de lo que el dueño desee",  dijo, insistiendo en que el organismo municipal facilitará "cualquier actuación que beneficie a la ciudad". 

Correos fue construido en 1980; consta de tres plantas en el cuerpo inferior y nueve plantas en la torre. Su venta formó parte de un paquete mucho más amplio de inmuebles puesto en el mercado por la Junta, que incluyó, también en Málaga capital el Palacio de la Tinta, antigua sede de la Administración regional. El mismo fue adjudicado a la cadena hotelera Hotusa por un valor de 21 millones (su valor de salida fue de 12,5 millones).

En el caso del antiguo edificio administrativo de la Junta, aunque se da por seguro su futuro destino como hotel, se ignoran por el momento los planes exactos de la promotora y los plazos que maneja para su puesta en valor. De avanzar la recuperación de estos edificios como hoteles, vendrán a sumarse en el horizonte próximo a otros proyectos impulsados en los últimos años, caso de varios establecimientos en el barrio del soho o el de La Equitativa. En este simbólico inmueble del centro de la ciudad, que se levanta en la semipeatonalizada Alameda Principal, se desarrollan dos obras para materializar sendos hoteles, uno de ellos de 5 estrellas y otro, en la parte de la torre, de 4 estrellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios