Control de plagas en Málaga

Las ratas: enemigas y aliadas

  • En las zonas donde habitan los humanos conviven dos tipos: unas deben ser controladas, y otras tienen su función en la cadena trófica

Trabajos de un operario de control de plagas en Málaga capital. Trabajos de un operario de control de plagas en Málaga capital.

Trabajos de un operario de control de plagas en Málaga capital. / M.H.

Tras las declaraciones de la concejala del distrito de Campanillas, Elvira Maeso, –”las ratas son una especie de animal que convive en las ciudades, están presentes y tienen su función”–, toca arrojar luz a este asunto y comprobar hasta qué punto estaría acertada esta afirmación, a priori tachada de desafortunada o “frívola” por grupos de la oposición municipal.

El director del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Málaga, Luis Javier Palomo, aclara que en los entornos habitados por los humanos conviven dos tipos de ratas. Una de ella es la rata de alcantarilla (Rattus norvegicus), “una especie adaptada a vivir en zonas urbanas y ha venido acompañando al ser humano desde que llegó de Asia”. La otra es la rata negra, (Rattus rattus) un roedor “totalmente campestre y diferente” a la anterior y que se encuentra en medios próximos a la ciudad pero sin llegar a adentarse en las metrópolis.

En palabras de este experto, la ratas de alcantarilla son las que convive en las “cloacas” de las ciudades, son vectores (portador) de enfermedades y cuyo número habría que intentar controlar, ya que son consideradas como “una plaga”. Pese a que se dé esta posibilidad de contagio de enfermedades, aclara que las transmisiones directas a personas “son rarísimas, pero son las problemáticas”.

El director de Biología Animal también apunta que la erradicación de las ratas de alcantarilla “es imposible” porque son “cifras inmensas que multiplican por cuatro o cinco el número de habitantes que hay en una ciudad”.

En cuanto a las ratas de campo, este profesor titular de la UMA detalla que tienen un papel totalmente diferente y son “una especia fundamental en el ecosistema”. Esto es debido a su posición en la cadena alimenticia de las comunidades biológicas, siendo la dieta para otros animales carnívoros y rapaces. Estos roedores son menos problemáticos ya que no conviven directamente en las ciudades sino en “medios próximos a esta”.

Pese a no encontrarse en los entornos urbanizados, la rata negra no está exenta de causar daños importantes a los alimentos, a los hábitats o ecosistemas o estar asociada a enfermedades como la peste bubónica, que se transmite por un tipo de pulga que la parasita.

En el caso de que observe o quiera poner en conocimiento una posible plaga que pueda constituir un peligro para la salud (ya sea ratas o cucarachas, garrapatas, mosquitos, pulgas, entre otros), el Área de Sostenibilidad Medioambienteal cuenta con un servicio que realiza actuaciones de prevención y control de estas especies en zonas públicas y de mantenimiento. Para tramitarlo, el Ayuntamiento cuenta con un teléfono gratuito de estos avisos (900 900 000) o a través de medioambiente.malaga.eu con certificado digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios