Málaga

El Gobierno prevé rehabilitar el cuartel de Capuchinos como sede de la UIP de la Policía Nacional en Málaga

  • Contempla una inversión de 10 millones de euros para su rehabilitación en un plan de infraestructuras hasta el año 2025

Imagen de archivo del antiguo cuartel de Capuchinos. Imagen de archivo del antiguo cuartel de Capuchinos.

Imagen de archivo del antiguo cuartel de Capuchinos.

La ruina en la que se encuentra desde hace años el antiguo cuartel de Capuchinos puede empezar a tener fecha de caducidad. Aunque ello dependerá en buena medida de que el Gobierno central cumpla con las previsiones que tiene marcadas para los próximos años para este inmueble. De acuerdo con una reciente respuesta parlamentaria, fechada el pasado 18 de diciembre, el Ejecutivo tiene intención de activar la rehabilitación de este complejo, perteneciente a la Policía Nacional, con el objetivo de que sea la nueva sede de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

La operación no es menor, dado que se le vincula una inversión de 10 millones de euros. Bien es cierto que el lamentable estado de conservación en el que se hallan estas edificaciones desde hace años obliga a una profunda intervención urbanística. De hecho, existen informes emitidos por la Gerencia de Urbanismo tiempo atrás concluyendo el carácter casi ruinoso de los inmuebles.

Esta circunstancia motivó, precisamente, que los mismos fuesen vaciados por completo. Antes de ese momento, Capuchinos llegó a albergar, por ejemplo, las dependencias de los sindicatos policiales. "Capuchinos está muy mal, ahora mismo sólo queda Seguridad", explicó Mariló Valencia, secretaria del sindicato SUP.

Estas instalaciones son objeto de controversia desde hace décadas. Uno de los episodios más contestados socialmente en la ciudad fue cuando el que fuera convento, para después convertirse en cuartel, acogió el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), uso que mantuvo durante años. El cierre final, tras una reclamación unánime por parte de instituciones y colectivos sociales, que incluyó el pronunciamiento del Pleno del Ayuntamiento de la ciudad, se produjo en 2012.

El destino del edificio y de la parcela fue incluso objeto de conversaciones entre el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior, fijándose la posibilidad de una permuta que hubiese permitido a la ciudad disponer del edificio como equipamiento del barrio. Pero la operación no cuajó, entre otras razones porque el Gobierno manejó la posibilidad de vender la parcela para financiar parcialmente la construcción del Centro de Inserción Social (CIS) levantado en el polígono Guadalhorce.

De acuerdo con la respuesta del Gobierno, a preguntas realizadas por los diputados nacionales de Vox en relación con las inversiones previstas en diversas instalaciones policiales de la provincia, esta intervención se encuadra en el Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado 2019-2025. Es decir, que el marco temporal para el impulso de las actuaciones es aún amplio. Cabe recordar que los actuales presupuestos del Estado para la provincia no recogen partida alguna para este proyecto.

En su explicación, el Gobierno apunta, además, que en este mismo programa se incluye la apuesta por construir dos nuevas comisarías locales en las localidades de Marbella y Estepona. La primera de ellas con una inversión de unos 9,5 millones de euros; la segunda, de 5 millones.

Al tiempo se recuerda que, con cargo al presupuesto de la Subdirección General de Planificación y Gestión de Infraestructuras y Medios para la Seguridad, ya se llevó a cabo la construcción del edificio de nueva planta para la Comisaría Nacional de Policía en Vélez, obra recibida el pasado 15 de enero de 2019 e inaugurada en febrero de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios