Málaga

Un supuesto secuestro con tortura en Málaga por 12.000 euros deja tres detenidos

  • Dos jóvenes que, supuestamente, iban a comprar hachís acabaron raptados, atados de pies y manos y golpeados con un machote

  • Los captores los introdujeron en una casa de Mangas Verdes a punta de pistola

Un momento de la actuación policial Un momento de la actuación policial

Un momento de la actuación policial

Se habían desplazado desde la provincia de Córdoba hasta Málaga con la intención de comprar hachís y acabaron, supuestamente, secuestrados y torturados en una casa mata de Mangas Verdes. Les exigían, al parecer, el pago de 12.000 euros. Con golpes en la espalda, en los brazos y en las piernas y, uno de ellos, con una herida sangrante en la cabeza, consiguieron escapar. La Policía Local detuvo poco después a tres personas –dos hombres y una mujer– por su presunta implicación en los hechos, según fuentes próximas al caso. Los investigadores hallaron restos de sangre tanto en el exterior del inmueble como en la puerta de entrada.

Ocurrió durante la madrugada del viernes al sábado. Las víctimas, de 20 y 27 años, respectivamente, se habían citado con unos individuos para adquirir la droga. A renglón seguido, estos les pidieron que los siguieran en un vehículo, de la marca BMW X6, hasta un inmueble, donde se produciría la transacción. Allí, después de que fueran introducidos a la fuerza a punta de pistola, comenzó el supuesto cautiverio. 

Las pesquisas apuntan a que una de las víctimas fue atada de pies y manos. Recibió golpes con un machote y los presuntos autores, supuestamente, llegaron a sumergir a una de ellas de forma reiterada en una bañera a modo de amenaza. El otro joven interesado en comprar la droga también fue golpeado. Los captores, según su versión, les exigían la entrega de 12.000 euros porque, de no hacerlo, acabarían con su vida.

Durante el supuesto cautiverio, uno de los hombres recibió un golpe en la cabeza con la empuñadura de un arma de fuego, que en el transcurso de los hechos, llegó, supuestamente a dispararse de forma accidental, aunque no hay constancia de que ninguno de ellos resultara herido. 

Una de las víctimas fue atada de pies y manos y la sumergieron en una bañera como amenaza

Mientras las víctimas permanecían retenidas, los presuntos responsables del secuestro azuzaban a un perro de una raza peligrosa que se encontraba dentro de la vivienda con la supuesta intención de amedrentarlos. Se trataba, según las fuentes consultadas por este periódico, de un animal muy agresivo. 

Fue una unidad de la Policía Local la que, de madrugada, encontró malherido a uno de los jóvenes con un golpe en la cabeza. Tenía además varias lesiones en distintas partes del cuerpo. Los agentes trabajaban con la hipótesis de que había sido retenido junto a otra persona en una vivienda. Ambos, supuestamente, aprovecharon un descuido de los secuestradores para huir. Dada las lesiones que presentaba, los policías solicitaron una ambulancia del 061, que trasladó hasta a un centro hospitalario a uno de los heridos. También la otra víctima necesitó atención médica.

La Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional se ha hecho ahora cargo de la investigación del caso. La operación continúa abierta y no se descarta que se practiquen nuevos arrestos relacionados con el secuestro. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios