Málaga

Más seguridad en Gibralfaro por la presencia de indigentes por la noche

  • El Castillo y la Alcazaba se añadirán a los puntos preventivos donde actúa la Policía Local

Uno de los indigentes en el Castillo de Gibralfaro. Uno de los indigentes en el Castillo de Gibralfaro.

Uno de los indigentes en el Castillo de Gibralfaro. / M. G.

El Ayuntamiento de Málaga ha anunciado que reforzará la seguridad en el entorno del Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba para evitar que un grupo de indigentes pase allí la noche. Esta medida se toma tras conocer que este Bien de Interés Cultural se ha convertido en un punto de refugio nocturno habitual, donde suelen dejar basura, enseres personales o ropa.

El concejal de seguridad ciudadana, Avelino Barrionuevo, aseguró que van a “ampliar las zonas donde suele actuar la Policía Local”. “Hay sitios donde actuamos preventivamente y otros en los que vamos a requerimiento”, explicó el edil. Una de las zonas en la que ya actúan preventivamente es el Parque de Málaga, donde es frecuente encontrar a personas sin hogar pasando la noche. A este punto se añadirán ahora el Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba.

La empresa de seguridad del monumento aseguró que la situación en verano es más complicada que en el resto del año, algo que confirmó Barrionuevo: “Se agrava en verano por el buen tiempo y en las zonas costeras es aún más común que en otras provincias”. Tanto la Alcazaba como Gibralfaro cuentan por la noche con un solo vigilante de seguridad cada uno. “No tenemos los medios suficientes, no nos podemos enfrentar a ellos, pueden reaccionar de cualquier forma”, señaló un miembro de seguridad. Incluso un vigilante denunció que recibió amenazas con un cuchillo de grandes dimensiones al intentar retirar una tienda de campaña.

Barrionuevo aseguró que normalmente los sin techo no suelen ser agresivos con los agentes: “Cuando acude la Policía se van sin problemas, habitualmente son tranquilos y no quieren molestar a nadie”. Uno de los problemas, según apuntó, es que “aunque algunos lo hagan por necesidad, también hay muchos de ellos que tienen problemas psicológicos ”. “Si alguien no quiere recibir la ayuda, ¿qué podemos hacer?”, se preguntaba.

El concejal explicó el procedimiento que sigue la policía: “Simplemente se retiran sus pertenencias y se les da la alternativa del albergue”. Sin embargo, según apuntó, algunos sin techo rechazan ir al albergue, donde se les ofrece cama, aseo, desayuno, almuerzo y cena. “Hay muchos que vienen a comer, pero no quieren pernoctar y se van a la playa o a otro lugar”, a lo que añadió que “los servicios sociales hacen un trabajo magnífico pero no pueden obligar a nadie a quedarse”.

Por otra parte, explicaba Barrionuevo, “cuando se les echa de un lugar se van a otro. Van cambiando de sitio”, por lo que el problema persiste. Tampoco sirve de nada sancionarlos: “A aquellas personas que están excluidas de la sociedad, por así decirlo, no les importa si les ponemos una sanción o una ordenanza, así que no sirve de mucho”, indicó el concejal de Seguridad Ciudadana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios