Málaga

Los vecinos creen " insuficiente" el plan antirruido del Centro de Málaga y los hosteleros lo rechazan

  • Los grupos aprueban en comisión de manera definitiva la delimitación de las Zonas Acústicamente Saturadas en un centenar de calles 

  • La iniciativa, que tendrá cinco años de vigencia, incluye una moratoria para la apertura de nuevos bares y locales de ocio

Terrazas de bares y restaurantes de la Avenida Plutarco, en Teatinos Terrazas de bares y restaurantes de la Avenida Plutarco, en Teatinos

Terrazas de bares y restaurantes de la Avenida Plutarco, en Teatinos / M. H.

El plan antirruido con el que el Ayuntamiento de Málaga pretende reducir la contaminación acústica en un centenar de calles del Centro histórico y la zona de El Romeral, en Teatinos, supera un nuevo trámite administrativo. El documento ha sido aprobado de manera definitiva por la Comisión de Sostenibilidad Ambiental, quedando ahora pendiente de que sea objeto de debate en el Pleno de este mes. 

Como ya publicó este periódico el pasado sábado, una de las principales medidas que incluye la propuesta municipal es la aplicación de una moratoria a la concesión de nuevas autorizaciones para la apertura de bares y locales de ocio. Es decir, que desde el momento en que entre en vigor la delimitación de las bautizadas como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), el área de Comercio no concederá una sola licencia de apertura más a este tipo de negocios. Una restricción que no afecta a todas las solicitudes que se hayan formulado y tramitando antes de que la entrada en vigor de las ZAS.

Pero no es la única acción contemplada. Otra de las mejoras introducidas en la propuesta final, algo más exigente que la que pasó por Pleno a finales de octubre del año pasado para su aprobación inicial, es que se recorta el horario de retirada de las terrazas en la vía publica. Finalmente, tendrán que hacerlo a las 00:30 de lunes a viernes y a las 01:00 los sábados y domingos en los meses de otoño e invierno; la franja se amplía hasta las 01:00 de lunes a viernes y hasta las 01:30 los sábados y domingos en primavera y verano. El actual límite para todos los periodos es de las 02:00.

Este paso endurece la posición inicialmente adoptada por el Consistorio. También lo hace, siguiendo el informe elaborado por la Secretaría General, en lo concerniente a los días en los que no se aplicará esta restricción. Se exceptúan Semana Santa, Navidades, Carnaval y Feria y hasta un máximo de 20 fechas más repartidas a lo largo del año. De inicio, el Ayuntamiento proponía 70 fechas.

Las ZAS, cuya vigencia es de cinco años, nace sin embargo con la opinión adversa tanto de vecinos como de los empresarios hosteleros. Entre los primeros, aunque se valora que finalmente se haya aprobado la medida, consideran que "llega tarde y mal". Así lo señala el vicepresidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, Alejandro Villén, quien destaca que las medidas finalmente incluidas son las que reclamo el secretario general en su informe. "Es el mal menor", apostilla el representante vecinal, quien ha insistido en que el deseo vecinal era que al menos "se aprobase algo, aunque no son las ZAS que queremos".

En ese sentido, demanda que las terrazas sean levantadas a las 23:00 todos os días, porque la normativa acústica "no entiende de días de diario o fines de semana ni de invierno o verano", ha expresado. A esta exigencia suma una segunda en el sentido incide en que las medidas que se apliquen sean tales que "ya durante el primer año de aplicación de las ZAS se alcancen los niveles de ruido máximos previstos". "No podemos aceptar una patente de corso para dejar todo como está durante los próximos cinco años, cuando además las medidas que se están tomando ahora son totalmente insuficientes", añade.

Un descontento que se une a la confrontación clara de los hosteleros con esta iniciativa. De hecho, el colectivo que representa a estos empresarios, Mahos, ya anunció por boca de su presidente, Javier Frutos, que no se descarta la opción de acudir a la vía judicial. Una de las alegaciones formulada por esta asociación, rechazada por el Ayuntamiento, reclamaba la anulación de las ZAS, al entender que se sustentaban sobre estudios y mediciones inadecuadas.

Este aspecto ha sido reseñado en su intervención por la concejala del PSOE Begoña Medina, para la que el documento que se presenta "no está hecho con la realidad de esas calles". "Málaga necesita un ZAS pero que resuelva de verdad el problema la ciudad", ha afirmado, defendiendo la necesidad de que la capital cuente con "una zonificación acústica más actualizada". Una tesis defendida por los hosteleros en los últimos años.

La concejala de Adelante Málaga, Paqui Macías, por su parte, se ha mostrado satisfecha por que "por fin se traiga la aprobación de las ZAS", recordando que fue en octubre de 2014 cuando se puso en marcha el proyecto para medir el ruido en Centro y Teatinos. Asimismo, ha considerado "insuficiente" el acuerdo final, en consonancia con la opinión de los vecinos. Asimismo, ha llamado la atención sobre la necesidad de que se hagan cumplir las propuestas formuladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios