Antonio Fernández regresa en el Málaga-Cádiz

Aquel fichador de estrellas

  • Antonio Fernández fue el director deportivo del Málaga de los grandes fichajes

  • Regresa a La Rosaleda en la misma parcela pero en el Cádiz

Una imagen de la presentación de Baptista con Antonio Fernández en el centro. Una imagen de la presentación de Baptista con Antonio Fernández en el centro.

Una imagen de la presentación de Baptista con Antonio Fernández en el centro. / M. H. (Málaga)

El fútbol suele cruzar caminos de viejos conocidos tarde o temprano. Y eso es lo que pasará este viernes en La Rosaleda si el director deportivo del Cádiz tiene pensado acudir al palco de Martiricos. Porque no es un cualquiera en Málaga, es Antonio Fernández, que ocupara el mismo cargo en el club blanquiazul desde finales de 2010 hasta junio de 2012, la época de los grandes fichajes del jeque Al-Thani.

Su salida del Málaga no fue la mejor. Aunque casi nadie ha tenido una buena salida de la entidad desde que Al-Thani ostenta la presidencia. Eso sí, Fernández pasará a la historia del club malacitano por los futbolistas que aterrizaron bajo su estancia y por ser parte importante de la clasificación para la Champions League.

En el verano de 2010 las cosas se hacían a la manera de Abdullah Ghubn, que tenía todo el poder en el Málaga, otorgado por el jeque. Apostaron primero por Jesualdo Ferreira, que no sólo ocupaba el banquillo sino que además era una especie de general manager al estilo británico. El experimento salió rana y el luso fue despedido en noviembre.

El giro fue monstruoso y se tiró de talonario para firmar a figuras en todas las áreas deportivas. Al Málaga le recomendaron a Antonio Fernández, que había formado parte del equipo de Monchi en el Sevilla y lucía orgulloso la medalla de haber descubierto a Dani Alves entre otros.

El jerezano, que rendía siempre cuentas ante un Manuel Pellegrini que también llegó por aquellas fechas, firmó a Enzo Maresca, que estaba libre. No ilusionó mucho en un Málaga que deportivamente andaba sumido en una depresión severa. Pero el mercado invernal deparó más sorpresas con dos incorporaciones de alto caché como Julio Baptista (Roma) y Martín Demichelis (Bayern) además de los atléticos Asenjo y un jovencísimo Ignacio Camacho. Cuando se lesionó el portero de gravedad (y aconsejado por Pellegrini) se hizo con Willy Caballero (Elche).

La temporada se salvó como pudo, con Baptista en modo Bestia y Willy comenzando su leyenda. Luego llegó el verano de la locura: Van Nistelrooy, Cazorla, Toulalan, Joaquín, Isco, Mathijsen, Monreal, Sergio Sánchez... Los pilares del Málaga que llegó a clasificarse para la Champions.

Pero al mismo tiempo que se producía la llegada de esas estrellas, iba aumentando de manera insostenible los gastos del club en salarios. Cuando Al-Thani cerró el grifo, el club entró en una situación que casi le lleva a la desaparición. En eso también tuvo mucho que ver la labor de Fernández.

En junio de 2012 acabó su vinculación con el Málaga, donde tuvo enfrentamientos con algunos de los hombres fuertes del club. Pero aquí está el fútbol y sus mareas, que traen de vuelta a AF, que tomó las riendas de la dirección deportiva del Cádiz hace unas semanas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios