Málaga CF | Sequía goleadora

Blanco se aleja del gol

  • El delantero argentino suma más de dos meses sin ver puerta con el Málaga

  • Cada vez que marcó este curso, el equipo sumó los tres puntos

Blanco Leschuk intenta rematar en el primer palo ante el Reus. Blanco Leschuk intenta rematar en el primer palo ante el Reus.

Blanco Leschuk intenta rematar en el primer palo ante el Reus. / Marilú Báez

El Málaga encadenó ante el Reus su segundo partido sin ver puerta. La debacle apenas permitió rescatar un par de detalles, la aparición de Hugo y el pundonor del equipo catalán. El problema fue de conjunto, apenas se generaron ocasiones y los de Muñiz se descosieron pronto con el gol de Borja Herrera. Gustavo Blanco Leschuk tuvo una de las pocas oportunidades claras justo después del 0-2, con un cabezazo que le tapó arriba Pol Freixanet. El argentino es siempre de los que salva los muebles por mal que se den las cosas, pero se le echa de menos en una faceta donde siempre que ha aportado ha sido sinónimo de victoria: el gol.

El 29 de octubre fue la última vez que Blanco marcó, con un doblete al Numancia (2-0). Nueve partidos, 72 días. Algo más de dos meses, en definitiva, son los que lleva el argentino sin anotar. Y en el equipo que mejor rentabiliza sus goles de Europa, la aportación de su delantero resulta esencial. No en vano, cada vez que marca, el Málaga gana. Así fue contra Alcorcón, Tenerife, Albacete y el citado Numancia. Todos, por cierto, en La Rosaleda.

Su aportación es numéricamente la misma, pero apenas disparó tres veces a puerta en nueve partidos

Desde aquella fecha el equipo ha metido ocho tantos muy repartidos. Tres de delanteros (dos de Koné, uno de Harper), dos de centrocampistas (Juanpi y Adrián) y tres de defensas (Pau Torres, Ricca y Cifu). La inmersión de la dirección deportiva en el mercado en busca de un nueve se produce por la necesidad de gol y solo gol. Se lesionó Koné, la aportación de Héctor ha sido muy escasa y el equipo aguanta únicamente con Harper –que estuvo un mes fuera– y Blanco Leschuk como delanteros fijos. Seleznyov, cuya oficialidad se espera en breve, llega como un rematador puro que pueda ser competencia directa para el de Mendoza, que suma seis tantos en lo que va de temporada.

Dentro de esa sequía, la aportación de Blanco Leschuk al equipo ha estado siempre en los mismos estándares. Es el faro de Muñiz, por él pasa todo el juego y genera para los demás. Promedia 18.8 duelos por partido y de ellos gana 9.6 (51%), así como tiene un 64% de acierto en sus pases (15.3 de 23.9 por encuentro). Y en estos últimos nueve partidos ha superado números, registrando 21.8 pugnas por el balón de las que se lleva 10.7 y manteniendo ese 64% en pases. Además, asistió a Harper ante el Mallorca.

Se ficha a Seleznyov para aportar arriba, pero también habrá que generarle ocasiones

Ocurre que lo que sí ha bajado es su aportación en los últimos metros. Más allá de un balón al palo contra el Extremadura, no se ha prodigado en la portería contraria. En esos nueve partidos disputó los 90 minutos en ocho –probablemente no fueron todos por la expulsión en Pamplona– y en todo ese tiempo únicamente ha disparado tres veces a puerta, 12 fuera, habitualmente por no encontrar la mejor posición de remate. No ha sido tanto una falta de puntería como de ocasiones.

Es trabajo colectivo encontrar a su delantero en situaciones favorables. Blanco se ofrece y colabora, no es precisamente un regateador o un futbolista con la habilidad y agilidad suficiente para crearse sus propias ocasiones. Entretanto el gol no llega y van dos meses. Se pretende que Seleznyov aporte en esta faceta, también habrá que dar con él. Y si implica victorias, mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios