Málaga C.F.

Guede quiere un '10'

Pablo Guede, en un entrenamiento.

Pablo Guede, en un entrenamiento. / Marilú Báez

Decía Pablo Guede en alguna que otra de sus comparecencias ante los medios antes de los partidos de la pasada temporada que él jamás iba a pedir nada al club, que no venía para imponer nada y que entrenaría lo que le dieran. La sintonía existente entre Manolo Gaspar y el argentino es evidente. El paleño confecciona la plantilla entre conversaciones con el entrenador y trae los cromos que mejor encaja en los perfiles demandados. Guede, en una pequeña traición así mismo, sí pide algo: quiere un 10.

El argentino pide a la dirección deportiva que fiche a un jugador de los que no quedan, un mediapunta. En el fútbol moderno de la velocidad, intensidad y rigor defensivo, la clásica figura del 10, del mediapunta puro y técnico, cada vez está más distorsionada. Es evidente que sigue existiendo, sobre todo mientras mayor es la categoría y exigencia de los equipos. Sí es más difícil encontrarlos en Segunda. 

Guede ha demandado un jugador que encaje en ese perfil y esa zona del campo, un jugador capacitado para ese último pase, que sepa leer entre líneas y tenga esa lucidez en los últimos metros que pueden decidir partidos. El entrenador cree que actualmente la plantilla está carente de ese perfil tan puro y que con un futbolista de ese calibre el equipo podría aspirar a algo más.

Desde el club ya se le ha manifestado que el mercado está muy reducido en este sentido, principalmente por las limitaciones económicas del Málaga. Un jugador así es difícil de encontrar, más cuando las estrecheces en la tesorería no te permiten optar a gran parte de ellos. Pese a ello, se considera que futbolistas de ese perfil, de mucha calidad, pueden aparecer más adelante cuando el mercado entre en fases de mayor agitación o aparezcan posibilidades de cesiones de equipos de categoría superior.

Para Guede ningún jugador de la plantilla cumple ese perfil a la perfección. Jozabed quizá es el que más se asemeja por sus cualidades aunque ha perdido ese pico de velocidad con el paso de lo años. Aleix Febas fue por momentos esa pieza aunque es un futbolista que el argentino ve más en un costado. También Luis Muñoz o Dani Lorenzo, perfiles con similitudes pero que cumplen todo lo que pide el técnico.

Será el tiempo el que dictaminará si el club puede cumplir con esas pretensiones de Guede, ya que por lo momento no hay ningún perfil así al alcance con la calculadora blanquiazul. La evolución del mercado y el teórico pellizco que dejaría el traspaso de Ricardo Horta pueden cambiar el escenario de este movimiento que, a juicio del entrenador malaguista, es determinante para poder mirar más lejos en los objetivos del Málaga para esta temporada 22/23 que debe hacer olvidar la anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios