Málaga CF | Debut Hugo, un rayo de luz en la tormenta

  • Jugó sus primeros minutos oficiales con el primer equipo

  • Llegó en edad cadete de Granada

Hugo se lamenta de su ocasión fallada. Hugo se lamenta de su ocasión fallada.

Hugo se lamenta de su ocasión fallada. / Marilú Báez

Apenas hay nada a lo que agarrarse después de que un equipo (un club) en descomposición y en zona de descenso pintara la cara y casi ridiculizara a todo un Málaga, que ayer tocó fondo en esta temporada. Si acaso, el debut de Hugo Claudio Vallejo Avilés (Granada, 2000).

Dentro de la debacle generalizada, Hugo fue un rayo de luz. No ha dudado, en ninguna de sus etapas en Málaga, en tirar de la cantera Muñiz. Ya hizo debutar esta temporada a Hicham, Abqar, Iván Jaime y Keidi Bare en partido oficial. Hugo fue el quinto. Con el primero de ellos defenestrado y con la lesión de Ontiveros, entró en la lista de 19 jugadores que dio por la mañana Muñiz, que recurrió a él en el descanso.

Reclutado en edad cadete desde el Granada, Hugo fue uno de los últimos regalos del difunto Manel Casanova. Antonio Tapia también vio madera en él y le renovó, antes de marcharse de la dirección de cantera, hasta 2021. Ha adelantado Hugo a Hicham, también a Juan Cruz, coetáneo suyo que debutara a finales de la liga pasada y que hiciera la pretemporada con el primer equipo. Hugo está aún en edad juvenil. Desde su primer año en la categoría estuvo en el equipo de División de Honor tras destacar en el Liga Nacional.

Fue Dely Valdés quien le vio venir y fue titular en esa Copa de Campeones en la que el Málaga perdió la final con el Madrid en 2017. Debutó la pasada campaña con el filial, pero ha sido en esta, paradójicamente tras la marcha de Dely y el relevo por Manolo Sanlúcar, cuando se ha asentado en Segunda B. El año pasado también descolló a las órdenes de David Cabello.

En su estancia en la Academia, Hugo ha jugado básicamente por banda, a pie cambiado o en su sitio, como atacante desde que llegó a Málaga. Hay quien le ve cualidades para ser delantero centro, se le ha probado en esa posición. Ataca muy bien los espacios, tiene zancada y potencia. Y en el juego aéreo (1.84 metros) tiene mucha presencia. Su principal déficit, cuentan quienes le han visto más, es que le falta capacidad de sacrificio defensivo. No obstante, Muñiz le colocó en la banda derecha, en el lugar que había ocupado Juanpi en la primera mitada, para ganar profundidad.

Demuestra que puede tener ese espacio u oportunidad, lo hizo en el filial, entrenó con nosotros y demostró que nos puede ayudar. Hizo un debut digno, en un momento difícil. Necesitábamos juego por fuera y demostró lo que nos puede aportar”, explicaba Muñiz tras el partido sobre el partido del granadino, que ha sido convocado en las últimas listas de la selección sub 19 por Santi Denia.

Y sí, fue Hugo de lo poco potable del partido, más allá de la indulgencia con la que se puede ver a un debutante de la casa, con el que siempre hay predisposición a verle detalles positivos y obviar los negativos. Tuvo presencia (dio 33 pases con un 91% de acierto), combinó con Jack Harper para que el escocés creara una de las mejores ocasiones del partido, merodeó el área y tuvo la ocasión para hacer el 1-3 ya casi en el descuento. Disparó, más rápido que preciso, un balón que le cayó en el punto de penalti. Se la sacó, precisamente, Pol Freixanet, que estuviera tres años en La Academia. Al menos, un rayo de luz en la tormenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios