FIchajes Málaga Con el 5, Juande

  • El Málaga hace ficha profesional al cordobés, que se convierte en jugador a todos los efectos de la primera plantilla

Juande Rivas despeja un balón ante el Tenerife. Juande Rivas despeja un balón ante el Tenerife.

Juande Rivas despeja un balón ante el Tenerife. / la otra foto

El 5, un número de jerarquía en el Málaga, el que luciera Sebastián Humberto Viberti Irazoqui en el Club Deportivo Málaga. Más recientemente, Demichelis o Mikel Roteta. Es el dorsal que portará desde la próxima jornada Juande Rivas (Córdoba, 1999). El Málaga confirmó que la ficha número 17, a expensas de un último fichaje, es para el canterano, que desde edad cadete llegó al club y ha ido subiendo los escalones hasta consolidarse tras el confinamiento en el primer equipo. Renovó hasta 2023 en verano, con el compromiso del Málaga da que se le haría la ficha del primer equipo. Y así será, luciendo el dorsal citado.

Durante estas semanas, Manolo Gaspar ha barajado varias opciones con los jugadores del filial para hacer más fuerte la plantilla. Ha optado por respetar lo que se había pactado con los agentes de Juande y se le dan galones también. Su primer error grave en estos meses con el primer equipo llegó en Vallecas, con ese autogol al intentar despejar. Hasta entonces había ofrecido una sensación de aplomo y seguridad impropia para un novel en la categoría. Con 21 años, ha pasado por todos los escalones y ha madurado en el filial después de haber sido subcampeón de España de juveniles.

Como recordaba él mismo la semana pasada, Juande fue un fichaje del malogrado Manel Casanova, que lo vio en acción en un Campeonato de España cuando jugaba en el Séneca, prestigioso equipo de base en la capital cordobesa. Admirador de Piqué y Varane, se ha consolidado en una zaga en la que hacían falta piernas y poderío en un tramo final de la temporada anterior y en un comienzo de la actual en la que había carestía de jugadores por lesiones o falta de disponibilidad. 

Juande, estudiante de Psicología, se define como "un chaval normal y corriente de Córdoba, muy familiar y tranquilo, me gusta estar mucho en casa, salir de vez en cuando con familia, amigos y novia. Intento disfrutar mucho con todo lo que hace". Forma parte de la piña de la nueva ola con Ramón Enríquez, Isma Casas o Quintana, con los que pasa más tiempo. Ahora, será un jugador profesional ya con todas las letras, con ficha del primer equipo del Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios