Málaga CF - Las Palmas | Polémica arbitral Ocón Arráiz quiso ser el protagonista

  • El colegiado riojano anuló dos tantos dudosos al Málaga

  • Expulsó a Keidi Bare y poco después a Deivid

Ocón Arráiz saca la tarjeta roja a Keidi Bare. Ocón Arráiz saca la tarjeta roja a Keidi Bare.

Ocón Arráiz saca la tarjeta roja a Keidi Bare. / Marilú Báez

El nombre de Daniel Ocón Arráiz será recordado por la afición de La Rosaleda lo que resta de temporada. El colegiado, del Comité de Árbitros de La Rioja, fue el protagonista del choque entre el Málaga y Las Palmas. Ni Rubén Castro, ni Iván Alejo, ni Rafa Mir y ni Blanco Leschuk, el que realmente condicionó ayer el choque entre los dos ex de Primera fue el que llevó el silbato en las manos.

Ocón Arráiz, de 38 años de edad, anuló dos tantos muy dudosos al Málaga, los dos en la primera mitad y los dos por cuestión de centímetros guiado por uno de sus asistentes. Expulsó, además, a Keidi Bare en el 58’ por doble amarilla –aunque la salvaje entrada de Deivid devolvió la igualdad–.

No fue una actuación para enmarcar la del colegiado riojano, de hecho ni Juan Muñiz ni Paco Herrera acabaron el partido contentos con él, ya que los dos tuvieron acciones por las que protestar. La primera llegó a los cinco minutos de juego. Keidi Bare recuperaba un balón, encontraba a Blanco, este abría para Alejo y el extremo debutante cedía atrás para el albanés que hacía el 1-0. Pero el banderín del linier estaba levantado por fuera de juego de Alejo. El gol era anulado, aunque la repitición dejaba serias dudas de la infracción del 10 blanquiazul, en línea en la toma que facilitó la LaLiga.

La segunda mosqueó mucho más a la hinchada y jugadores blanquiazules. Keidi Bare botaba un muy buen saque de esquina y Adrián, en el área pequeña, empujaba el balón a gol. Pero el banderín estaba arriba de nuevo. El colegiado dictaminó que el balón salió en la curva del centro, aunque la repetición dejó las mismas dudas.

En la segunda mitad, el colegiado condicionó aún más el encuentro con la expulsión de Keidi Bare por doble amarilla, la primera por desplazar el balón y la segunda por un teórico codazo a Cala. Pero Ocón Arráiz devolvió la igualdad numérica poco después con la expulsión de Deivid por una fea entrada sobre Alejo, aunque quizá, de nuevo, excesiva. Para olvidar el papel del árbitro riojano...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios