Málaga C.F.

Maradona: Del Meliá Costa del Sol a su juerga con Lucas de Andy y Lucas

Foto del libro de recuerdos del Meliá Costa del Sol en la que aparece Diego Armando Maradona en una de sus visitas. Foto del libro de recuerdos del Meliá Costa del Sol en la que aparece Diego Armando Maradona en una de sus visitas.

Foto del libro de recuerdos del Meliá Costa del Sol en la que aparece Diego Armando Maradona en una de sus visitas. / Romero

El fallecimiento de Diego Armando Maradona ha puesto el mundo patas arriba, pero también ha servido para abrir cajas y cajas de recuerdos. Con Málaga y su provincia le unen algunos nexos. Está aquel partido en La Rosaleda en el 82, también su paso por el hotel de las estrellas en aquellos años en un Torremolinos todavía no decadente. Hubo más anécdotas, como la vez que en Estepona acabó prendado de uno de los miembros de Andy y Lucas. Porque para eso también hay que ser un genio.

El hotel Meliá Costa del Sol, en Torremolinos, fue en su día cuartel general de estrellas de todo tipo, incluidas las deportivas, cuando tocaba visita a Málaga. Cuando Maradona llegó al aeropuerto de Málaga a mediados de octubre del 82 le pusieron dos policías y un guardia civil como escolta. Como si le hubiese hecho falta. Mientras su entrenador Udo Lattek no sabía cual de los mil incendios que tenía en el vestuario atacar, el pelusa –que esa misma semana había dado una entrevista en su país que no gustó en el Barcelona– llegó a la Costa del Sol con su representante, su padre, dos amigos y algún familiar más. Se hizo fotos con casi todos los que se le pidieron a la distancia que deja un séquito como el que él llevaba. Al día siguiente marcó el último gol del 1-4 de los blaugrana al Málaga.

En 2006, Maradona acudió a Estepona a organizar el famoso torneo alevín de Fútbol-7, que comenzaba a salir de Brunete. Todo ligado a PRISA y, sobre todo, a José Ramón de la Morena, que entre otras cosas tuvo al astro argentino como protagonista en El Larguero, líder absoluto de las noches radiofónicas entonces y que congregó a unas 2.000 personas. Allí coincidió con Manolo Quijano (de los Café Quijano) y Lucas, del dúo Andy y Lucas. El gaditano se metió a El Pelusa en el bolsillo y tiró de guitarra y poica vergüenza. Resulta, además, que las hijas del Diego eran fans de la pareja gaditana. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios