Resultado y crónica del Rayo Vallecano - Málaga CF (4-0) Desollarse las rodillas

  • Dura derrota del Málaga en Vallecas que pone freno a la euforia y debe servir como lección

Las fotos del Rayo Vallecano - Málaga Las fotos del Rayo Vallecano - Málaga

Las fotos del Rayo Vallecano - Málaga / L.O.F.

No sobran las lecciones si son para bien. Y el correctivo ante el Rayo Vallecano debe serlo. También es un peaje inevitable para los equipos que se están tejiendo, en los que todo el mundo tiene cara de primer día de colegio. La euforia y el ímpetu son naturales como naturales son las cicatrices. Este Málaga tiene un nuevo núcleo joven y hambriento pero que todavía tiene que hollar mucho césped.

Vivir es aprender. Ensayo y error. Y aceptar. Hay veces que escapa a tu control lo que sucede en tu propio mundo. Un penalti revisado más de tres minutos en el que nadie tiene claro lo que sucedió –con unas repeticiones que confundieron más que aclararon– pero que también tuvo en su origen un episodio de falta de determinación por parte de los blanquiazules.

Casi sin tiempo para que la primera herida escociera llegó otro mazazo. El impecable Juande llegó a su sitio para obstaculizar un centro con malas ideas que parecía destinado a Pozo. El central no logró despejar y tocó lo justo para desviar la trayectoria y dejar a Barrio con el paso cambiado.

El fútbol también es eso, giros crueles como los de Juego de Tronos. Machacó el ímpetu consustancial de este grupo, regado para la ocasión con el estimulante plus de ver de inicio al jovencísimo Larrubia (el club trabaja en su blindaje). Y verdaderamente pintaba a día claro hasta los dos accidentados goles. Los listos sacan partido de estos sietes para el medio y largo plazo.

Pellicer conoce bien lo que es eso, el frente, por eso trató de activar a garganta rota a los suyos, que de repente notaron que eran casi desconocidos. El partido tenía que seguir y el entrenador activó el plan de emergencia y remendó el equipo al descanso. En el campo es necesario contar con capitanes, gente a la que mirar cuando llega el humo. Así que Luis Muñoz al verde junto a Chavarría, que debutaba.

No reactivó al Málaga, que antes del tercero fue avisado por un crecido Rayo con sendos tantos en fuera de juego. Con todo perdido entraron Jairo y Jozabed, que junto a Chavarría cocieron una preciosa combinación que estuvo a punto de acabar en el tanto de la honra. Sostuvo el 3-0 Dani Barrio cuando por fin sacó a pasear sus reflejos, en un tramo final donde los recambios vallecanos querían lucirse. No evitó, qué ironía el 4-0 de Antoñín, que tuvo opciones de estar con la camiseta contraria y que borró por el camino el primer espasmo de celebración.

Dadas las circunstancias llevar seis puntos de 12 antes de la red line del 5 de octubre no es un mal botín. Muchos lo habrían firmado cuando antes de Tenerife no se sabía si el Málaga se podría presentar. Pero la vida no espera y poco a poco habrá que ir subiendo el nivel de exigencia además de que se tenga la capacidad para levantarse cuando se desollan las rodillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios