Málaga C.F.

El Málaga confirma el despido de ocho jugadores e inicia una nueva era

  • Diego González, Luis Hernández, Badr Boulahroud, Renato Santos, Esteban Rolón, Juanpi Añor y Dani Pacheco, más Emanuel Cecchini, en enero tras su cesión al Unión, ya son historia en el club tras la ejecución del ERE

Cecchini, Luis Hernández, Juanpi y Rolón, cuatro de los despedidos. Cecchini, Luis Hernández, Juanpi y Rolón, cuatro de los despedidos.

Cecchini, Luis Hernández, Juanpi y Rolón, cuatro de los despedidos. / Javier Albiñana

El Málaga ha oficializado en un comunicado la ejecución y resolución del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por el que finiquita la relación con ocho jugadores. Diego González, Luis Hernández, Badr Boulahroud, Renato Santos, Esteban Rolón, Juanpi Añor y Dani Pacheco, más Emanuel Cecchini, en este último caso cuando finalice su período de cesión en el CA Unión argentino (enero de 2021), quedan desvinculados del club, finalizando su relación contractual con la entidad malaguista. Son libres, tras cumplirse el mes desde que se empezó el proceso, para firmar con cualquier equipos. 

"Acaba un proceso clave para la viabilidad económica inmediata del MCF que se inició el 24 de agosto y que, de manera satisfactoria entre las partes, pone ya su punto final", aseveró en una nota la entidad malaguista. Como ya se publicó, el acuerdo supone que la entidad asume un despido de 27 días por año trabajado, pagándolo en dos plazos, ahora y el 28 de febrero de 2021. El club se escudó con un informe que prevé pérdidas de 12 millones de euros en la temporada 2019/20.

"El Málaga CF desea la mejor de las suertes en su futuro profesional a todos los futbolistas mencionados con anterioridad", era el mensaje para los ocho futbolistas, de rendimiento irregular y distinto a lo largo de los años. El club tenía comprometidos unos siete millones de euros con ellos que lastraban de manera insostenible las exhaustas arcas de La Rosaleda. En este proceso, en el que de primeras estaban 14 jugadores incluidos, se fueron cayendo con petición de bajas voluntarias por haber llegado a acuerdos con otro clubes y después de que se les garantizara el pago de cantidades adeudadas de esta temporada recién acabada, Munir, Juankar, Cifu, José Rodríguez y Adrián González encontraron acomodo progresivo en diversos equipos españoles o foráneos y David Lombán acabó llegando a un acuerdo, reduciendo su sueldo, para quedarse en la entidad malagueña.

De esta manera, el Málaga se adecúa dos años más tarde a las exigencias de LaLiga sobre el límite salarial, que el club había sobrepasado con mucho margen en temporadas anteriores. Ello implicó que la patronal impusiera sanciones como las de sólo poder inscribir a 18 jugadores profesionales en vez de los 25 habituales, con el perjuicio deportivo que ello conllevaba. Ahora, el límite salarial, tras una revolución extraordinaria con más de 30 operaciones, se cumple en una franja entre los dos y los tres millones de euros, de momento es una estimación. Se ha conseguido con este desagradable ERE, que ha dejado situaciones poco edificantes, y haciendo fichajes a coste básico, el mínimo salarial de los 80.000 euros anuales, más varias fechas que en ningún caso han superado los 200.000 euros. Ahora mismo hay 16 inscritos (Dani Barrio, Juan Soriano, Iván Calero, Josua Mejía, David Lombán, José Joaquín Matos, Alberto Escassi, Luis Muñoz, Benkhemassa, Yanis, Cristian Rodríguez, Caye Quintana, Jozabed, Armando Sá, Jairo Samperio y Pablo Chavarría) se espera que a Juande se le haga esa ficha 17 y un fichaje más para la 18. Aunque Manolo Gaspar se guarda la opción de jugar con las fichas de los jugadores del filial hasta el último día por si sale alguna opción en el final del mercado, algo nada desdeñable vista la situación, en la que hay clubes con necesidad acuciante de sacar jugadores para meterse en los límites. O, incluso, aguardar a después del mercado con jugadores libres.

Se van, pues, jugadores que han dejado más o menos huella en el club, la mayoría fichajes fallidos, casos de Rolón o Cecchini. Por ellos se pagó casi 10 millones de euros en un verano de 2017 que fue crucial en la historia del Málaga. Las salidas de Camacho, Fornals o Kameni se llevaron la espina dorsal del equipo. Y fue clamoroso el error con los fichajes en una época de desgobierno, con Al-Thani metiéndose de lleno en la planificación del equipo, con las contrataciones de los dos argentinos. Por Luis Hernández, Diego González, Boulahroud y Renato Santos también se pagaron traspasos, mientras que Juanpi Añor llegó hace 10 años a la cantera y se le renovó en un momento de esplendor que no prolongó con una ficha altísima y Dani Pacheco, un fichaje muy celebrado, ha decepcionado en sus dos años, ofreciendo apenas gotas de la calidad que atesora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios