Resultado y crónica del Alcorcón - Málaga CF

El regalo era esto (0-1)

  • Un Málaga falto de ideas y apático logra su primera victoria como visitante en Santo Domingo

  • Paulino transformó una de los pocos disparo a puerta del equipo

  • Dani Martín salvó el triunfo con un paradón en el descuento

Paulino celebra el 0-1 en Santo Domingo.

Paulino celebra el 0-1 en Santo Domingo. / LOF

Tres puntos a domicilio para el Málaga CF por primera vez en toda la temporada. Quizá en un día donde no mereció tal recompensa, pero esto es el fútbol. Gris y falto de ideas pero con la chispa de un Paulino que apareció donde era necesario para cabecear el 0-1 que devuelve al grupo a la senda de la victoria. Mucho margen de mejora para los de José Alberto que fue incapaz de dominar al Alcorcón, más colista hoy.

Había caras nuevas en el once. José Alberto recuperaba algunas piezas y perdía otras. Paulino y Ramón entraban al once tras salir de lesión al igual que aparecía en los esquemas Ismael Casas como central. Chavarría era el 9 titular sin oposición ante las bajas de Sekou, Brandon y la de última hora de Roberto. El 4-4-2 volvía a imperar en el equipo con Paulino actuando como enganche, merodeando en la mediapunta.

Los propósitos de Año Nuevo siempre entrañan cierta dificultad a la hora de cumplirlos. El del Málaga era volver a esa identidad que le caracterizó durante un gran tramo de la primera vuelta, sobre todo como local. Un equipo intenso y con pegada que en Santo Domingo costaba reconocer. El Alcorcón no era el mejor rival para recuperar la presión y robo con la que tanto daño ha hecho el equipo en la primera vuelta partidos. Con Xisco como islote, los alfareros se olvidaron de la salida de balón y obligaban a los blanquiazules a defender en bloque bajo.

La primera parte se saldó entre posesiones estériles, mucho juego aéreo y un Málaga que presenta los mismos problemas que antes con la salida de la pelota. Le cuesta generar a este equipo cuando la iniciativa es plena y deben escalar a la zona de tres cuartos sin transiciones. El Alcorcón fue exigente, presionó y apretó e impidió que la pelota circulara con facilidad. Le costó a Paulino, que se nubla cuando pierde la referencia de su banda. Chavarría tampoco ofreció un seguro entre los centrales, el argentino aún no está en su mejor versión. Un disparo de Antoñín que superó el larguero al borde del descanso tras una jugada individual fue lo más destacado de los blanquiazules.

No mejoraron las cosas en el segundo tiempo pese a que Jairo tuvo un mano a mano ante Dani Jiménez que erró en los primeros compases. El equipo estuvo apático, en una versión más habitual a la que se presentaba como visitante, al que parecía incomodarle la pelota, sufría con ella y no encontraba opciones en tres cuartos con claridad. El pase atrás, recurso habitual.

El Alcorcón daba pequeños pasos adelante con el paso de los minutos. Ambos entrenadores agitaban el verde con cambios. Kevin e Ismael Gutiérrez eran las primeras balas que usaba José Alberto dejando en el banco a Jairo y Antoñín. Los alfareros tuvieron un par de acciones de peligro con la pelota parada con la que hicieron dudar a la zaga blanquiazul. Kevin intentaba cosas diferentes pero tampoco cambiaba la dinámica del grupo, seguían las dudas y el equipo no encontraba profundidad para encontrar rendijas entre el entramado del Alcorcón. 

Y sonó la flauta. Estaba siendo el Alcorcón algo mejor pero de un saque de esquina sacó oro Paulino. Córner que bota Víctor Gómez, lo peina en el primer palo un alfarero y aparece en el segundo el santanderino para empujar la pelota con la testa tras superar a su defensor en el salto. El Málaga se quitaba un peso de encima titánico con ese gol pero aún quedaba 10 minutos. Tocaba sufrir.

Tocaba sufrir y el Málaga sufrió. Dani Martín tuvo que emerger en el área con una parada salvaje ante un testarazo de Luciano Vega que salvó dos puntos cruciales para el equipo. Marc Gual tuvo otro par de disparos que se marcharon rozando el poste derecho por muy poco. El equipo aguantaba y los gestos de satisfacción con el pitido final eran evidentes. Es la primera a domicilio, tres puntos importantísimos que quizá no mereció el cuadro blanquiazul pero que vienen de vuelta a Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios