Resultado y crónica del Málaga CF - Cádiz Complicar lo complicado (1-2)

  • El Málaga pierde ante el Cádiz y encadena su décimo partido sin ganar

  • Extraña alineación del equipo blanquiazul a pesar de las circunstancias

Los jugadores, tras el partido. Los jugadores, tras el partido.

Los jugadores, tras el partido. / Marilú Báez

En la situación en la que llegaba el Málaga a este partido ante el Cádiz, no era día para experimentar. Al contrario. Y Víctor Sánchez del Amo complicó aún más lo que ya era complejo de por sí. Hay que dejar la autocomplacencia y hay que sacar el látigo. Porque ahora mismo el equipo está metido en las mismas arenas movedizas que le llevaron de Primera a Segunda División hace un par de años. Diez partidos consecutivos sin ganar tras once disputados. Hay que abandonar la casa de las sensaciones y comenzar a entender que la crisis también está en el verde.

De entrada, el once suscitó cierto interés. No terminaba de cuadrar dentro de los cánones habituales esa amalgama de centrales y mediocentros. Era obligado el retoque del equipo base, pero no se esperaba tal revolución. Descifrar el dibujo, ver dónde se situaba cada futbolista. Distracciones en cierto modo de lo verdaderamente importante, lo que ya había empezado a suceder en el césped.

El plan, pese a todo, parecía demasiado conservador ante un Cádiz cuya identidad pasa por dejar el esférico al contrario hasta que cometa algún error por el que brindar. De hecho, el 0-1 llegó con el Málaga siendo dominador del 74% de la posesión. Una nueva demostración de que no importa tanto el cuánto sino el dónde y el cómo.

La acumulación de piezas estorbando por el campo no endemonió a los amarillos, que con toda la paciencia del mundo esperaron su momento. El Choco Lozano, cómo no, aprovechó un triste desencuentro entre Kellyan, Lombán y el balón para hacer subir el 0-1. Eso sí, con tres minutos y pico de VAR que luego no fueron recuperados. De cualquier modo, si la idea del Málaga era llevar el partido a la nada, es un error de cálculo gravísimo cuando te mides al mayor experto en ello.

Tras el descanso, la entrada Cifu dio algo de espontaneidad al Málaga, que consiguió generar mejores llegadas ante un Cádiz, que seguía regalando el esférico sin ningún tipo de complejo. Sadiku, Keko y, recién entrado al campo, Antoñín no terminaron de cuadrar sus disparos entre los tres palos de Cifuentes.

La respuesta del Cádiz, que seguía viviendo del fallo, fue demoledora. Cervera quitó a Lozano y metió a Caye Quintana, que en cuanto pudo descosió al Málaga con el 0-2 y anduvo cerca de hacer el tercero. Aun con todo, los blanquiazules sacaron orgullo, acortaron distancias (con gol de Antoñín, que apunta a futbolista caro) y pudieron empatar con un disparo de Keko que se estrelló con el larguero y otra serie de actos de fe.

Puede que los arrestos del equipo en la recta final del duelo sirvan para llevarse a casa algo de orgullo y disfrazarlo de esperanza, para que los aficionados se puedan agarrar como a un clavo ardiendo a la idea de que no hay nada perdido. Por eso, precisamente, cuando todo parece complicarse, es cuando más falta hacen remedios sencillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios