Málaga CF | Afición La conexión con La Rosaleda se resiente

  • Los datos reflejan una tendencia a la baja en asistencia al estadio los últimos partidos

  • Del récord de la temporada a las dos peores entradas

  • El frío y la pérdida de gancho del equipo, entre los factores

Los jugadores, cariacontecidos tras el final del partido ante el Almería. Los jugadores, cariacontecidos tras el final del partido ante el Almería.

Los jugadores, cariacontecidos tras el final del partido ante el Almería. / Marilú Báez

El Málaga acabó la jornada segundo, en ascenso directo, en un triple empate loco con Granada y Osasuna, que viene empujando. Por detrás, a uno y dos puntos, Deportivo y Albacete. La tabla ayuda a dar pespectiva, pero no evita la frustración por puntos perdidos como los dos del Almería con un empate in extremis. Se enrareció el ambiente, hay más voces críticas con las maneras del equipo, y llega además tras los dos peores registros de público en La Rosaleda de la temporada.

Los datos totales no son malos en absoluto. El Málaga promedia, según datos de LaLiga, una asistencia de 17.148 aficionados en 12 partidos, lo que supone el 57% de ocupación del estadio, que oficialmente, tras las remodelaciones para el año en Champions, puede acoger a 30.044. Esto lo sitúa como el séptimo club con mejor porcentaje de Segunda División, por detrás de Cádiz (62%), Zaragoza (63%), Sporting (64%), Reus (66%), Osasuna (75%) y Extremadura (82%). Se excluye de la lista al Rayo Majadahonda, que jugó en el Wanda Metropolitano antes de volver al Cerro del Espino.

Ocurre que la tendencia en los últimos partidos ha sido a la baja después de que ante el Granada se registrara la mejor entrada de la temporada con 22.988 personas. En adelante, 17.650 –aún en media– con el Cádiz, disputado en viernes a las 21:00; Reus (domingo, 20:00), 16.058; Lugo (sábado, 20:30), 12.758; y Almería (viernes, 21:00), 13.313.

"A veces me extraña estar en esta clasificación y tener que pedir esa colaboración. Creo que tiene que salir de dentro. El premio es muy importante y pedimos por favor que la gente esté con el equipo", decía Juan Ramón Muñiz en la previa del Almería, el pasado jueves, esperando mayor asistencia a La Rosaleda: "Tenemos que conseguir que todos vayamos en el mismo camino, con la misma ilusión, por el mismo objetivo. Hay que intentar enchufar a la gente desde el primer minuto y pedimos que ese apoyo venga como venía siendo en los primeros partidos". La media hasta el Granada, primera derrota del año en casa, fue de 18.250 espectadores. En los últimos cuatro citados cae hasta los 14.944.

Al final, ante el Almería no jugaron a favor ni el horario ni el tiempo. Fueron muchos los que se quedaron en casa para no pasar el mal rato, pero también se percibe a través de redes sociales que el equipo, por su juego, ha perdido gancho para parte del público pese a estar bien posicionado en la tabla. "Poco se puede decir al aficionado que se va enfadado. Hablamos desde nuestra posición con lo que creemos oportuno, luego cada uno estimará por su cuenta. Tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Los jugadores se vacían, a veces puedes ganar y otras no. Quien no sepa la dificultad de la categoría viene equivocado", era la respuesta del técnico asturiano tras el partido, cuestionado por la entrada del partido y las reacciones.

De cualquier modo, no es que se pueda echar toda la culpa a los horarios. De los cinco partidos que estuvieron por debajo de la media de entrada, dos fueron en sábado –Tenerife y Lugo, la peor asistencia– y uno en domingo –Reus, día de Reyes–. Sí que pesó el lunes ante el Numancia (21:00, 14.780) y seguramente pudo lucir mejor el estadio en el derbi con el Cádiz, (viernes, 21:00), con 17.650. Como sea, Muñiz, su discurso y el equipo seguirán la misma línea. Y necesitan incondicionalmente a La Rosaleda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios