Málaga C.F.

Un descarado llamado Haitam Abaida

  • El joven marroquí nacido en Cataluña y formado en el Barça hasta ser reclutado por el Málaga en 2017 jugó sus primeros minutos con el primer equipo y dejó ganas de verle más

Haitam Abadia entra al césped. Haitam Abadia entra al césped.

Haitam Abadia entra al césped. / Marilú Báez (Málaga)

En la autopista hacia el primer equipo que hay desde los equipos de cantera del Málaga ha acelerado en los últimos tiempos Haitam Abaida El Achhab (Polinyá, 2002), internacional juvenil por Marruecos y catalán de nacimiento. Tuvo sus primeros minutos en el fútbol profesional en el tramo final del partido ante el Oviedo, ocho en el tiempo reglamentario y toda la prórroga. Y no dejó para nada indiferente. Hizo lo que se le pide a un joven. Encarar, ser osado y atrevido y no achantarse por el escenario o el rival.

"En juveniles marcan la diferencia, cuando están arriba la velocidad es otra y él está sorprendiendo", decía Pellicer después de que fuera convocado ante el Albacete, algo que refrendaba tras el debut ante el Oviedo: "Haitam es un jugador muy joven, que tiene mucho desparpajo, que tiene ese talento de los chicos de La Academia y ha tenido su premio. Participó en un contexto realmente complicado, enfrentándose a jugadores de primer nivel y estuvo muy bien. A partir de ahí, otro jugador más, chavales que se lo merecen".

Haitam Abadia fue uno de los jugadores perjudicados por la sanción que pesó sobre el Barcelona de la FIFA por irregularidades en los contratos de jóvenes. Un contrasentido en un chico nacido y criado en tierras catalanas, que en benjamines fue reclutado por La Masía desde la Fundación Calella. Allí coincidió con Ansu Fati, Robert Navarro o Ilaix Moriba, nombres que ya suenan o sonarán en breve al más alto nivel. Después de este periodo sin poder jugar en el Barcelona, el Málaga estuvo atento para captarlo y aquí es donde ha estado desde 2017. En su cuarta temporada en la Academia, tras una buena campaña pasada con el San Félix, encara su último año juvenil. A las órdenes de Nacho Pérez está dando algún recital en la División de Honor juvenil y Pellicer no ha dudado en darle cancha.

Como se vio condensado ante el Oviedo, el descaro es una de las cualidades de Haitam, que recientemente fue blindado hasta 2024, en esa política del club de apuestas concretas por jugadores a los que se les ve cualidades de élite. El cambio por Larrubia, juvenil por juvenil, es un símbolo del peso de la cantera en el actual Málaga. Sin las cortapisas del número de profesionales obligatorio sobre el césped, sería aún más masiva la presencia de jugadores jóvenes con ficha del filial.

Partiendo desde la banda derecha, Haitam jugó a pierna cambiada. En La Masía lo hacía por toda la banda izquierda, incluso como lateral. Se atrevió, fue dinámico para aparecer por varios sitios, se atrevió con un disparo a puerta y se asoció bien, con peligro. Dejó ganas de verlo más minutos.

Cuando le llegó la hora de elegir, Haitam optó por la selección de Marruecos aunque la española también le seguía. Y de su buen hacer con los pequeños Leones del Atlas da idea que hace pocas semanas fuera elegido el mejor jugador del Torneo UNAF que se ha disputado en Túnez y en el que la selección de Marruecos sub 20 logró la clasificación para la próxima Copa de África de la categoría, que está previsto que se celebre del 14 de febrero al 4 de marzo en Mauritania, tramo de la temporada, pues, en el que no estará disponible en principio para el Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios