Málaga C.F.

Los rostros del sueño

  • El Málaga, de momento, se queda con 22 profesionales y cinco jugadores con ficha del filial

  • El club ingresó alrededor de 11 millones de euros y apenas gastó 700.000 euros en fichajes

La alineación del Málaga contra el Alcorcón. La alineación del Málaga contra el Alcorcón.

La alineación del Málaga contra el Alcorcón. / marilú báez

Ya no hay más vueltas. El Málaga 2018/19 está hecho. Guste más, guste menos. Sí, queda la opción de contratar a algún futbolista libre y luego está el mercado invernal para hacer remiendos. Pero el grueso de la plantilla, la base sobre la que asentar el ascenso, la conforman 22 futbolistas profesionales y cinco jugadores de la cantera (cantidad que puede variar durante la temporada). Ha sido una metamorfosis importante, con cambios clave hasta el último día y con la sensación de que podría haber quedado un grupo más poderoso. Aun así, Juan Ramón Muñiz quiere que cale la idea de que hay mimbres para competir por subir a Primera División.

No ha sido un verano fácil. El Málaga perdió los meses de ventaja que tenía sabiéndose equipo de Segunda División tan pronto. A pesar de ello, con la llegada de José Luis Pérez Caminero y Muñiz, las cosas comenzaron a funcionar. 25 operaciones hasta el 31 de agosto ha realizado el club de Martiricos. El balance económico deja unos ingresos de alrededor de 11 millones de euros y un gasto que se quedó alrededor de los 700.000 euros. Vendió a Ignasi Miquel (3,5 millones, Getafe), En-Nesyri (5 millones, Leganés) y Recio (2 millones, Leganés). Además de algún ingreso extra en cesiones como las de Cecchini (Banfield) y Rosales (Espanyol).

La mayoría de los refuerzos llegaron en calidad de cedidos o a coste cero. El Málaga sí pagó por Boulahroud (600.000 euros al Fus) y Renato Santos (unos 100.000 euros por el 60% al Boavista). A eso hay que añadirle el coste que le supuso algunas rescisiones de contrato.

Así que se subieron a la nave malacitana los porteros Munir (Numancia) y Kieszek (Córdoba); el defensa Pau Torres (Villarreal); los centrocampistas N'Diaye (Villarreal), Boulahroud (FUS), Renato Santos (Boavista), Haksabanovic (West Ham) y Dani Pacheco (Getafe); y los delanteros Héctor Hernández (Atlético de Madrid), Koné (Leganés) y Blanco Leschuk (Shakhtar).

Las bajas son más numerosas aún. Están los tres traspasados mencionados anteriormente (Miquel, En-Nesyri y Recio). Como cedidos -algunos de manera unilateral por su contrato- se marchar: Michael Santos (Leganés), Jony (Alavés), Keko (Valladolid), Luis Muñoz (Córdoba), Mikel Villanueva (Reus), Rolón (Genoa), Cecchini (Banfield), Rolón (Génova), Rosales (Espanyol)) y Tighadouini (Esbjerg). Se rescindió a Bakary Koné, que firmó posteriormente por el Ankaragucu y, sorprendentemente, Iturra. También hubo 11 futbolistas que terminaron contrato el 30 de junio: Chory Castro, Peñaranda, Roberto, Kuzmanovic, Ideye, Success, Samu García, Bueno, Lestienne, Rolan y Borja Bastón. Por último se espera que el club comunique oficialmente qué sucede con Cenk Gönen .

El Málaga tiene 22 fichas profesionales ocupadas, sí, pero Muñiz cuenta mucho con la cantera y Álex Mula, Iván Rodríguez, Hicham, Harper y Abqar son jugadores del primer equipo a casi todos los efectos. Alguno puede ir jugando con el Atlético Malagueño en Segunda B (como es el caso de Abqar), pero el resto en principio son carne de Liga 123. Y el asturiano puede ir sumando a algunos más con el paso de las semanas (como Iván Jaime, David Ramos, Juan Cruz...).

Conviene recordar que quedan libre tres dorsales (2, 16 y 18), esto significa que el Málaga, siempre que su economía se lo permita, puede acudir al mercado a firmar jugadores libres. Jesús Gámez sigue esperando a que el club le dé una respuesta definitiva después de semanas de largas y excusas con sus condiciones pactadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios