Sergio Pellicer, tras el Málaga CF-Castellón Pellicer: "No soy de Málaga y este cariño es imposible que lo pueda encontrar"

  • El castellonense se despide muy emocionado tras su último partido como entrenador blanquiazul

Sergio Pellicer, en la grada de La Rosaleda.

Sergio Pellicer, en la grada de La Rosaleda. / marilú báez

No podía contener la emoción Sergio Pellicer en su última rueda de prensa como entrenador del Málaga. Venía de una fiesta perfecta. Goleada al Castellón y despedida entre honores con fotos y manteo por parte de la plantilla. Y estaba muy emocionado el castellonense, que continuará con su carrera lejos de La Rosaleda. "Un contraste de sentimientos, pero orgulloso del grupo. Creo que no merecíamos otro final. Estaba siendo injusto desde el partido ante Albacete por el esfuerzo del grupo. Necesitábamos un resultado positivo. Es el fiel reflejo de toda la temporada. Es verdad que era un partido de trámite, pero con todos los problemas el equipo lo intentó e irse con una victoria como broche... Muchas gracias a toda la gente que estuvo en este año y medio de travesía larga. A todos. Si empezara uno por uno no acabaría", empezaba el de Nules, que continuaba: "Gracias, gracias porque era una decisión que a nivel profesional puede que me haya equivocado, pero a nivel personal tener la sensación de estar vacío... Ese cariño es imposible que lo pueda encontrar. No soy de Málaga y el cariño de la gente... Que sepan que lo hemos dado todo. Orgullo es la palabra. De un año y medio hay otro prisma para el club y es lo mejor. El poder irme con esta sensación... Tengo pena, mejor que aquí es imposible. Y satisfacción porque dimos la última gota de sudor y nuestra sangre es blanquiazul". 

"No es arrepentimiento. A nivel profesional no hay mejor sitio", reflexionaba el hasta ahora entrenador blanquiazul: "Somos un fiel reflejo de la gente, de los sueños, de la gente que viene de abajo. He pasado por todas las categorías y por eso lo digo. Me quedo con la conciencia muy tranquila. Al final el fútbol es tan volátil que de aquí a un año o tres meses me esté tirando por las paredes. Hemos hecho lo correcto ambas partes y ahora queda pensar y desear lo mejor. Este equipo ha estado en la lona, pero nunca noqueado. Con eso me siento identificado. Siempre hemos mirado hacia adelante. A nivel profesional es imposible, pero a nivel personal cuando uno lo da todo tiene que tener la conciencia tranquila"

Tuvo que vivir su despedida desde la grada. "Estar en la grada va en nuestra profesión cuando estás sancionado. Nosotros sólo estuvimos cuatro partidos con público, eso lo dice todo", razonaba Pellicer, que hablaba sobre la ausencia de público en esta etapa: "Indudablemente cuando llegamos había mucho ruido y ahora nos vamos con todo virtual. Fue un vacío durante esta travesía. Me gustaría que ahora todos estuvieran aquí. Me tocó vivir eso. Llegamos y ahora nos vamos en silencio. Sólo con los abrazos de los empleados. Puedo percibir el cariño de la afición del día a día. Nos vamos en silencio y muchas veces la discreción y el trabajo tienen que ir de la mano. No hace falta mucho más. Me voy en silencio y espero que en poco tiempo esté la afición porque es el mayor patrimonio del club. Pero es un vacío. La mayor pena es que no pudimos disfrutar de la afición tanto en la victoria como en la derrota. Mi último partido fue contra el Zaragoza, que perdimos pero la gente estaba ilusionada. Me quedo con eso. Muchas gracias y que la vida sigue". 

¿Qué tiene pensado para decir adiós? "El lunes vendré a hacer sobre todo mi último acto como entrenador. Recogeré todo. Son muchos sentimientos encontrados con la gente. Las fotos que hemos hecho, los jugadores me han manteado y me ha sorprendido. Es difícil de explicar. Lo único que puedo decir es muchas gracias a todo el mundo y que Sergio Pellicer va a estar aquí con el corazón. El Málaga me lo ha dado todo y hay que ser agradecido. Puedo decir muy pocas cosas", cerraba Pellicer en sus últimas palabras como entrenador del Málaga. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios