Marbella

La Junta mediará para alcanzar un acuerdo en el Hotel Don Carlos de Marbella

  • La asamblea de trabajadores ratifica este jueves la propuesta definitiva lanzada por la empresa turística

Los trabajadores del hotel Don Carlos concentrados en el Ayuntamiento de Marbella. Los trabajadores del hotel Don Carlos concentrados en el Ayuntamiento de Marbella.

Los trabajadores del hotel Don Carlos concentrados en el Ayuntamiento de Marbella. / Mª Jesús Serrano (Marbella)

La Junta de Andalucía mediará con la propiedad del hotel de cinco estrellas Don Carlos, ubicado en Marbella, para intentar que las partes lleguen a un acuerdo y evitar aplicar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa en junio, para lo que la asamblea de trabajadores ratificará mañana jueves la propuesta definitiva del establecimiento turístico.

Así, desde la delegación de Empleo de la Junta de Andalucía han confirmado que se “intentará mediar un poco y escuchar a las partes” tras la reunión mantenida este miércoles entre la delegada de Empleo de la Junta en Málaga, Carmen Sánchez Sierra; la Jefa de Servicios de la institución, Carmen Mercado; la secretaria general del Sindicato de Servicios de CCOO de Málaga, Lola Villalba; y el presidente del comité de empresa del hotel, Marcos Riveros.

“Hay varios puntos en los que no se ponen de acuerdo”, por lo que el ente autonómico intentará mediar en el conflicto laboral “para que se llegue al consenso”, han apuntado.

Por su parte, el presidente del comité de empresa del cinco estrellas ha aclarado que en el seno de la negociación “nos hemos acercado las partes a las propuestas y hay un par de matices”. En este sentido, ha apuntado que el hotel “quiere que el comité firme a fecha de hoy la situación laboral que se van a encontrar los trabajadores en 2023”.

“Nosotros entendemos que eso no lo puede firmar el comité, ya que no es nadie para firmar las novaciones personales a tres años vista”, ha valorado Riveros, quien ha destacado que la representación de los trabajadores ha pedido a la compañía “que retire ese redactado del texto y que entremos ahora en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta 2023 y en esta fecha nos comprometemos a negociar con ellos una alternativa nueva”.

Al hilo de ello, Villalba por su parte a señalado que “entendemos que es un acuerdo individual para que cada trabajador cambie su modelo de contrato de fijo a fijo-discontinuo con las características que hemos adoptado en el acuerdo general y que no somos nadie para forzar a la gente a una salida de novación o de extinción”.

La sindicalista ha destacado que durante la negociación, la propiedad del hotel “ha aceptado el ERTE planteado por CCOO” hasta la Semana Santa de 2023 y “que se trabaje por un período mínimo de 9 meses de trabajo efectivo más tres de desempleo”, pero el “escollo” está en la obligación de tener que firmar ahora que dentro de tres años “sí o sí los trabajadores se van a tener que marchar de manera voluntaria o van a novar sus contratos”. 

En este sentido, ha matizado que la representación sindical está de acuerdo en que “en el 2023, antes de que termine el expediente de suspensión, nos sentemos las partes, veamos cómo va la situación de la empresa y del sector”.

La asamblea de trabajadores ratifica mañana jueves la propuesta definitiva presentada por el hotel, donde plantea convertirlo en un establecimiento de temporada si el indicador económico Gross Operational Profit (GOP) –que registra “lo que se gana en los meses de temporada alta”-, no alcanza 8,3 millones, destacando Villalba que en 2019 fue de 6, por lo que ha estimado que “es imposible con un hotel cerrado” y supone “engañar a la gente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios