Marbella

Puerto Banús, lujo solitario en verano

  • El exclusivo recinto náutico espera la llegada del turismo residencial e internacional para salvar la temporada alta, afectada por la pandemia de Covid-19

Vista general del muelle de Benabola de Puerto Banús, en Marbella. Vista general del muelle de Benabola de Puerto Banús, en Marbella.

Vista general del muelle de Benabola de Puerto Banús, en Marbella. / M. H. (Marbella)

La llegada del verano y la apertura de las fronteras con los países del espacio Schengen no se han dejado notar en uno de los principales destinos de lujo de Europa como es Puerto Banús, un exclusivo escaparate internacional que espera solitario a la llegada de turistas y de residentes con segundas viviendas para salvar esta temporada atípica azotada por la parálisis que ha generado la pandemia de Covid-19. 

Y es que con el mes de junio prácticamente finalizado, las calles del recinto portuario lucen vacías y solo adornadas por peculiares piezas de moda postradas sobre maniquíes, joyas brillantes sin rostro al que resaltar, estacionamientos sin espectaculares coches deportivos en la calle Ribera o lujosas embarcaciones atracadas de forma indeterminada en el muelle de Benabola porque la incertidumbre es la tónica de los negocios para este año, cuando el espacio náutico celebra su 50 aniversario. 

“El puerto ahora mismo está muy tranquilo, de las ocupaciones a las que estábamos acostumbrados ni se acerca a la de años anteriores”, ha relatado Miguel Gómez, propietario de la joyería ‘Gómez & Molina’. La ausencia de ingleses, árabes o rusos que habitualmente arriban al puerto por estas fechas, se plasma en que “se nota menos tráfico de personas”. Así, la apertura de las fronteras no ha generado un impacto destacado en el destino vacacional, donde “se ha mejorado un poco respecto a la fase 3 de la desescalada, pero nada que ver con otros años”, ha valorado el empresario, que espera al igual que otros comerciantes de la zona que lleguen los “centroeuropeos” que tienen una segunda residencia. 

Según ha apuntado, “tenemos que ser conscientes de que este año va a ser muy duro y tenemos que aguantar con lo que vaya a venir de turismo, que esperemos que sea de calidad”. Ante este panorama, ha apostado por hacer “acciones o eventos que atraigan a la gente” y “ser imaginativos para ver qué más podemos ofrecer a nuestros visitantes que no sean el sol y playa”, destacando que “solo a través de la cultura o el deporte se puede conseguir poner a Marbella en el nivel que se merece”. 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios de Puerto Banús, Giuseppe Russo, ha señalado que la situación es “nefasta” porque “el tráfico de extranjeros es inexistente” y no hay una “sensación de normalidad”, ya que solo las grandes marcas registran “ciertas ventas” al “tener sus clientes algunos productos reservados desde hace tiempo que los van a recoger”. En su opinión, la temporada está “muerta porque no va a haber un repunte del turismo”, aunque “se puede recuperar cierta cuota con el mercado interno” con el segmento residencial. 

Asimismo, ha abogado por cambiar el modelo de negocio de Puerto Banús, que “no tiene otra perspectiva porque se diseñó y se consolidó como un destino de lujo”, por lo que “si no hay una reacción rápida, coordinada y eficiente no vamos a recuperar tan fácilmente el terreno perdido”. Del mismo parecer se ha mostrado el gerente del bar con música Joys, Paco Lima, quien ha apuntado que “hace falta un turismo de más calidad, aunque “ahora no sería el momento idóneo de empezar esa transformación”. 

Una visión similar tiene Juan Carlos Clares, de ‘Marbella segway tours & bike’, que ha señalado que en Puerto Banús “hay un problema a nivel internacional. Estamos con las mafias y ha bajado mucho el nivel, si vienes cualquier noche a la calle del Infierno (por la paralela a Ribera) hay prostitución, alcohol, drogas, de todo y es terrible”. El empresario, que lleva 9 años en la zona, ha asegurado que “está bajando el nivel de la calidad de la gente” y respecto a las previsiones ha indicado que “este año con que cubramos gastos y hagamos un 20% de la caja que hacíamos el pasado me conformo y con un 30% del turismo que venga”. Al igual que él, Jorge Llodra, de ‘Boat2go’, espera “sobrevivir e intentar sacar dinero para poder pagar todo el invierno porque hacemos la caja en 3 meses”.

Vista general de la avenida de las Naciones Unidas. Vista general de la avenida de las Naciones Unidas.

Vista general de la avenida de las Naciones Unidas. / Mª Jesús Serrano (Marbella)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios