Arte

Eugenio Chicano: Naturalezas muertas llenas de vida

  • La sala Ámbito Cultural El Corte Inglés revisa una serie que Eugenio Chicano pintó hace una década con el bodegón como hilo conductor

  • Hasta el 9 de agosto se puede visitar la veintena de obras de las que ayer habló el propio pintor

Eugenio Chicano junto a alguna de sus piezas de la muestra. Eugenio Chicano junto a alguna de sus piezas de la muestra.

Eugenio Chicano junto a alguna de sus piezas de la muestra.

Hace una década que Eugenio Chicano quiso hacer su particular reivindicación de un género pictórico un tanto denostado, el bodegón. Estudió a grandes referentes, desde el mismísimo Picasso hasta Gutiérrez Solana pasando por Cezanne, Braque, Matisse y Hockney. Y de sus obras escogió esencias, ambientes, motivos y formas para, con su indiscutible estilo, componer una lectura propia y renovada. Ahora, una veintena de las 34 piezas que componen la serie Visitación a las naturalezas muertas de vanguardia y contemporáneas se exponen en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés para cerrar la temporada.

“Estas obras las expuse en la sala Italcable hace diez años y no las he sacado más, no hubo ocasión, he hecho otras cosas”, dice Eugenio Chicano. Entonces llegó la proposición de la sala malagueña para recuperar estas obras que se pueden ver hasta el 9 de agosto. La gestora cultural y directora del Centro de Arte Contemporáneo de Vélez-Málaga, Mariluz Reguero ha sido la encargada de comisariar la exposición. Ayer, junto a Lourdes Jiménez y al propio pintor, diseccionaron en una charla casi una decena de pinturas de esta colección.

“Se trataba de llamar a la puerta, meterte dentro, esculcar, mirar, ver, quitar y poner dentro del lenguaje pop, algo que me parece muy divertido y que, además, culturalmente me llena mucho”, explica Chicano. Subrayar ciertos elementos, obviar otros, reunir en una nueva composición algunos rasgos definitorios de maestros del siglo XIX y XX fue el fruto de un amplio estudio, como es habitual en la trayectoria de Eugenio Chicano. Así, sus obras vistas una década después continúan con la vigencia de sus momentos de creación.

“Estas piezas han estado embaladas y cuando las volví a ver descubrí que estaban como el primer día, frescas como cuando los pinté, soy el primer sorprendido porque han pasado muchas cosas, entre ellas el tiempo, pero sin embargo, lo miro y pienso que está bien”, indica, satisfecho, poco antes de comenzar la ponencia en la que fue explicando cómo llegó a algunas de las composiciones expuestas.

“La selección de cada pintor, meterme dentro de su vida, elegir las piezas, jugar con gran empatía con el pintor con el que te entrometes para dar una nueva lectura... Esto llevó un trabajo detrás que creo que se refleja en la obra”, señala y subraya que “lo que también veo es que la pintura está puesta con mucha gracia, con ángel, así que estoy contento con volverlas a ver”.

En juego “íntimo y jugoso”, Chicano creó un universo muy suyo al rendir homenaje a estos autores. El malagueño explica que en la pieza La cafetera de la señora Cézanne se sirvió hasta de tres obras distintas para construir ese escenario “que juega con la ausencia y la presencia, que evoca algo de misterio”. Tan sólo un paño y una manzana son los elementos tomados del original para realizar La jaula de las palomas de monsieur Matisse.

“Me fascinó una foto de Matisse muy viejo cuidando a sus palomas, en su estudio de Niza y la utilicé como parte de la composición”, indica Chicano, que jugó con la sombra que proyectaban los pájaros y, en el margen izquierdo, con los collage que hacía el maestro cuando ya no tenía fuerzas para sostener un pincel.

“Eugenio Chicano siempre ha tenido una gran maestría en su composición”, apunta Reguero, comisaria de la muestra. Y señala su identificación con el lenguaje pop siendo muy joven, algo que le hizo crearse una identidad muy especial y ciertamente alejada de su generación de los 50. “Es un pintor diferente y había que tener mucha seguridad en sí mismo para seguir insistiendo en ese camino”, comenta Reguero. La figuración siempre ha sido su lenguaje, ese al que fielmente se consagró siendo un niño. Y su indiscutible estilo, el que hace que sus lienzos aguanten los años sin inmutarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios