Literatura

Irreconciliables: un mar de poesía

  • El festival literario celebrará su octava edición del 2 al 5 de octubre en diversas sedes de Málaga con una programación que crece en propuestas y en alcance internacional

Felipe Benítez Reyes. Felipe Benítez Reyes.

Felipe Benítez Reyes. / Málaga Hoy

Comentarios 0

Contra viento y marea, de manera rabiosamente independiente y con tanto rigor como atrevimiento, el festival de poesía Irreconciliables lleva ya caminado un buen trecho en su empeño por divulgar y abrir en Málaga mil y un caminos distintos, a menudo insospechados, para la creación literaria. El mayor acierto de Ángelo Nestore y Violeta Niebla, impulsores esenciales del ciclo, ha sido el de alentar la experiencia poética como sinónimo de mutación, en alianza con artes como la música y la performance y en una síntesis que abarca desde el registro más clásico hasta los istmos más variopintos, incluidos algunos no poco peligrosos, que han cundido desde la postmodernidad. Ahora, Irreconciliables se dispone a celebrar su octava edición, del 2 al 5 de octubre, con una programación que crece en hechuras y alcance internacional y que se extiende a sedes como La Térmica, el Centro Andaluz de las Letras, el Centro Cultural Provincia MVA, el Centro Pompidou, el Museo Ruso, La Polivalente y un barco. El objetivo vuelve a ser la celebración de lo poético en los tiempos, espacios, modos, contextos y argumentos menos previsibles con tal de que nadie tenga excusas para quedarse fuera. Eso sí, dado que hablamos de tendencias a menudo antagónicas, nunca se pueden descartar actos violentos: lo de la poesía con punch, según el lema del festival, es literalmente cierto.

La malagueña María Eloy-García presentará su libro ‘Los habitantes del panorama’

Juan José Téllez. Juan José Téllez.

Juan José Téllez. / Málaga Hoy

Así, en la próxima edición de Irreconciliables se podrá asistir a la performance poética de Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol, a un encuentro planetario con Felipe Benítez Reyes, a un diálogo intergeneracional entre Berta García Faet y Chus Pato y a una demostración práctica de poesía cerda a cargo de los pUMAS de la Universidad de Málaga junto a algunos invitados; pero, al mismo tiempo, la poeta grieta Ifiyenia Dumi (traductora de Javier Cercas) compondrá un Cocktail prohibido para universitarios junto a una performance basada en el libro Antes de que tiréis mis cosas de Violeta Gil, aunque siempre se podrá asistir a una lección de poesía al cubo con los italianos Franco Buffini y Maurizo Cucchi junto a Txus García, que hará gala de su mala leche con una performance llamada ¡Mira que señora más rara, mamá! De igual modo, en lo que cuota internacional se refiere destaca el cantautor estadounidense Chris Garneu, que protagonizará el acto de clausura junto al poeta Eduard Escoffet. Especial mención merecen además dos citas harto interesantes: el tándem Poesía del extrarradio con la poeta rumana Elena Vladareanu y la malagueña María Eloy-García, quien presentará su nuevo libro, Los habitantes del panorama; y el ya imprescindible Barquito poético, santo y seña de Irreconciliables en sus últimas tres ediciones que, con punto de encuentro en el Museo Ruso, llevará a bordo a poetas y comulgantes en un paseo por la bahía de Málaga con la lectura poética a cargo de Juan José Téllez, Antonio Lucas y Carlos Catena.

María Eloy-García. María Eloy-García.

María Eloy-García. / Málaga Hoy

El apartado de talleres no contiene menos enjundia: Rubén Barroso dirigirá el de Actitud Poética (sea lo que sea eso), mientras que Ben Clark hará lo propio con la prometedora Guía para ganar todos los premios de poesía. Por último, Cristian Alcaraz y Ramón Gázquez cocinan para la ocasión la actividad Sal de la pantalla y léeme, un encuentro en el que cada participante asistirá a una lectura en formato vis a vis, íntimo y personalizado, con un poeta sorpresa. La poesía, incluida la que parece no serlo pero sólo puede ser poesía, se prepara para dar lo mejor de sí a los malagueños. Irreconciliables llena sus aforos y amenaza con volver a hacerlo. Y esto sí es una buena noticia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios