Lírica | 'Aida' en el Teatro Cervantes

Amores secretos en el antiguo Egipto

  • El Teatro Cervantes acogió este miércoles el ensayo general de la producción de ‘Aida’ de Verdi que se representará este fin de semana con las entradas agotadas

Ensayo general de 'Aida', este miércoles, en el Teatro Cervantes. Ensayo general de 'Aida', este miércoles, en el Teatro Cervantes.

Ensayo general de 'Aida', este miércoles, en el Teatro Cervantes. / Javier Albiñana (Málaga)

Si salta a la vista que Verdi es el mejor aliado de la presente temporada lírica de Málaga, cabe apuntar, no obstante, que el verdadero protagonista del curso operístico está siendo el público: las funciones de la nueva producción de Aida programadas en el Teatro Cervantes para este fin de semana (viernes y domingo) se quedaron con todas las entradas agotadas apenas salir a la venta, así que los responsables del ciclo decidieron volver a aplicar la ya sana costumbre de invitar al público a asistir de forma gratuita (previa recogida de invitaciones) al ensayo general. Y, claro, las invitaciones en cuestión volaron ipso facto y el ensayo se celebró este miércoles con plateas y palcos a rebosar. Si algo está demostrando esta temporada lírica vestida de gala verdiana por su treinta aniversario es que a Málaga se le empieza a dar bien la lírica, que se ha sacudido complejos y que hay ganas de más títulos, más funciones y más escenarios. La pedagogía aplicada parece dar, por tanto buenos frutos; pero ahora, eso sí, corresponde aprovechar la corriente y ampliar los márgenes de la identidad cultural de Málaga, también, hacia la lírica: materia prima hay de sobra.

En cuanto a Aida, el relevo en la tríada consagrada a Verdi se presenta como una producción del mismo Teatro Cervantes y Telón Producciones que reúne a buena parte del talento más prometedor y a la vez más asentado de la interpretación lírica en España. El elenco presenta a la soprano Maribel Ortega en el papel de Aida y a Alejandro Roy como Radamés, mientras que Mali Corbacho, Luis Cansino, Felipe Bou y Christian Díaz se hacen cargo del resto de roles solistas. En el apartado musical, Arturo Díez Boscovich (todo un artífice ya imprescindible en la temporada lírica del Cervantes) dirige a la Orquesta Filarmónica de Málaga mientras que Salvador Vázquez hace lo propio con el Coro de Ópera; en lo escénico, Ignacio García y Aurora Cano firman una escenografía reveladora a la hora de recrear el esplendor del antiguo Egipto, con tanta eficacia como recursos originales.

El elenco de solistas incluye a Maribel Ortega, Alejandro Roy y Mali Corbacho

El tenor Alejandro Roy, como Radamés. El tenor Alejandro Roy, como Radamés.

El tenor Alejandro Roy, como Radamés. / Javier Albiñana (Málaga)

El ensayo general anticipó ya algunos de los valores más álgidos de cuanto caben esperar de las funciones siguientes. Aunque, como corresponde, los intérpretes no estaban obligados a cantar a voz, buena parte de las intervenciones ganaron el aplauso del público. No menos resuelto se muestra el Coro de Ópera, con momentos bien emocionantes como la invocación en el templo de Ptha en Menfis que cierra el primer acto. Díez Boscovich hace, como suele, una lectura de la partitura de Verdi pródiga en matices y singularmente hábil a la hora de revisar las texturas, con el consiguiente lucimiento de la orquesta. En general, puede decirse que esta Aida se dispone a ofrecer al público exactamente lo que espera: la puesta en escena se sustenta tanto en arquitecturas tradicionales como en proyecciones sabiamente integradas hasta servir una recreación verdaderamente imponente del Egipto de los faraones, con un alto poder de evocación y la impresión de monumentalidad tan de agradecer desde la butaca; al mismo tiempo, la intimidad y recogimiento que precisan las arias y dúos encuentran el contexto idóneo gracias una iluminación no menos ambiciosa y bien afinada. Aida vuelve a ser, sí, el espectáculo total que cualquier aficionado espera encontrar en el escenario.

Estrenada en El Cairo en 1871, Aida es “una de las obras maestras de la ópera italiana, de la ópera romántica y del particular subgénero llamado la grand opéra francesa”, según señaló el crítico José Antonio CantónJ, autor de las notas al programa de la temporada lírica. Verdi concibió su drama lírico como un espectáculo integral en el que el contenido psicológico del texto se funde con una partitura exótica, de fina y sugestiva escritura orquestal y melódica, en la que abundan los leitmotiv y destacan célebres arias, dúos y coros. Todo un patrimonio artístico que ahora se despliega en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios