Premios Goya en Málaga

Uno de los nuestros

  • Tribuna del productor y cineasta Carlos Taillefer sobre la designación del Teatro del Soho Caixabank como sede de la gala de los Premios Goya que tendrá lugar el 27 de febrero de 2021, con la presentación de Antonio Banderas y María Casado

Antonio Banderas, en el escenario del Teatro del Soho Caixabank. Antonio Banderas, en el escenario del Teatro del Soho Caixabank.

Antonio Banderas, en el escenario del Teatro del Soho Caixabank. / Javier Albiñana (Málaga)

Por fin una decisión acertada. La sorprendente noticia, inesperada y muy grata, que debemos de interpretar como el regreso de los Goya a Málaga por segunda vez consecutiva. Lo que diferencia la decisión en esta ocasión, es que se trata de un acuerdo, entre dos entidades privadas, libres del manejo político habitual para este tipo de eventos. Una fundación privada (Academia de Cine) que acuerda la ceremonia con una empresa privada (la productora Soho Televisión). Y ahí está el acierto.

La experiencia en el cine de Antonio Banderas y la de María Casado en la televisión es una mezcla esperanzadora. Es un contrato entre profesionales que seguro que harán lo imposible por hacer una ceremonia rupturista en relación con el modelo caduco de las últimas ediciones.

No tendremos que aguantar la contaminación tóxica de factores externos, la comparación capillita y ridícula de salvadores de nuestra tierra, y sobre todo no habremos de soportar las servidumbres políticas y salida al mercado al mejor postor.

Solo cabe felicitar a ambas partes por haber llegado a este acuerdo y desearles lo mejor, sobre todo para nuestro sector, el Cine, que está actualmente en una situación de desahucio absoluto.

Ni que decir tiene la importancia que para Málaga supone que se repitan los Goya por segunda vez. Y pedirle a los factores externos que dejen de intentar capitalizar un asunto que no les pertenece.

El actor posa en la gala de los Goya celebrada en Málaga en enero. El actor posa en la gala de los Goya celebrada en Málaga en enero.

El actor posa en la gala de los Goya celebrada en Málaga en enero. / Javier Albiñana (Málaga)

Esto es un acuerdo firmado entre dos entidades, y punto. Cuando se celebre la ceremonia, los del cine recibiremos con agrado sus opiniones, tanto las positivas como las negativas. Pero por favor dejemos tranquilos al personal, están trabajando en ello.

La exquisitez y el mimo con el que fue reformado el Teatro del Soho, con la última tecnología en luces, sonido y maquinaria, me hace pensar como un lugar idóneo para celebrar la gran fiesta del cine español.

Conozco bien a Antonio Banderas, fui socio de él en la productora Green Moon, y estoy seguro que desde ya empezará a maquinar para que el espectáculo sea de excelencia absoluta.

Recordemos dos momentos suyos memorables: cuando presentó por primera vez en la Real Fábrica de Tapices de Madrid anunciando el inicio del rodaje de El Camino de los Ingleses. O cuando en su discurso de agradecimiento por el Goya de Honor hace pocos años, le pedía disculpas a su propia hija Stella del Carmen por haberle “robado” un tiempo de rodajes que en realidad le pertenecía a ella.

No conozco a María Casado, pero estoy también convencido de que se rodeará de lo mejor de la televisión en España.

Yo desde aquí quiero hacer un ruego: por favor, no mezclen el hecho de que los Goya vuelven a Málaga con su Festival de Cine. No mezclen churras con merinas. Que cada cual siga su camino libremente.

Es pronto para hacer pronósticos sobre la ceremonia próxima de los Goya a ocho meses vista. Pero de lo que no me cabe la menor duda es que será distinta, fuera de los tics habituales de los últimos años, y con una exquisitez y saber hacer de unos profesionales a la altura que corresponde. El reto es muy grande. Pero estoy seguro, al menos, de que serán unos Goya distintos.

¡Que vivan los segundos Goya malagueños!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios