Música

El Record Store Day rescata la esencia de Tabletom

  • Este sábado se podrán adquirir en el día de las tiendas de discos independientes reediciones exclusivas de 'Mezclalina' e 'Inoxidable', dos álbumes fundamentales de la banda

Roberto González (1951-2011), durante un concierto de Tabletom. Roberto González (1951-2011), durante un concierto de Tabletom.

Roberto González (1951-2011), durante un concierto de Tabletom. / Málaga Hoy

Ante todo, ¿qué es el Record Store Day? La idea nació en 2007 y desde 2011 se celebra puntualmente en España como medida de apoyo a las tiendas de discos independientes, con la implicación de la propia industria discográfica. Mediante este proyecto, los comercios adscritos ofrecen reediciones especiales de discos y ediciones exclusivas, en diversos formatos, únicamente disponibles durante este día y sin posibilidad alguna de preventa. Por lo general, el Record Store Day entraña con la posibilidad de hacerse con álbumes descatalogados que vuelven a quedar a disposición de los coleccionistas durante un plazo, por tanto, bien limitado, así como con novedades bizarras o, cuanto menos, de corta vida; y si bien el vinilo suele ser el protagonista absoluto, también pueden encontrarse piezas deseadas en CD e incluso otros soportes analógicos. La cuestión es que el Record Store Day se celebra en todo el mundo este sábado, 13 de abril, y en Málaga la actividad se concentrará en las tres tiendas independientes participantes: Discos Candilejas, en la Plaza Eugenio Chicano (La Brecha); Sleazy Records (C/ Dos Aceras, 14) y Mundo Vinilo (C/ Ollerías, 56). En cuanto al listado de álbumes reeditados expresamente para la ocasión, figuran no pocas luminarias de bandas nacionales (desde Aviador Dro hasta Golpes Bajos pasando por Zombies, Chikos del Maíz, Hiroshima y Mónica Naranjo) así como internacionales (están todas, desde Pink Floyd a The Rolling Stones pasando por Bob Dylan, Peter Gabriel, Madonna, Motorhead y Supergrass, sólo por citar a algunos). En lo que a Málaga se refiere, eso sí, la ocasión la pintan calva para hacerse, o rehacerse, con dos álbumes fundamentales de Tabletom que volverán a las estanterías en formato vinilo: nada más que su primer LP, Mezclalina (1980), y el imprescindible Inoxidable (1992), con algunos de los himnos más celebrados del grupo. De paso, la voz del recordado Rockberto volverá a sonar como la primera vez en los reproductores de los afortunados compradores.

Candilejas, Sleazy Records y Mundo Vinilo son las tres tiendas malagueñas adscritas al Record Store Day

'Mezclalina' (1980). 'Mezclalina' (1980).

'Mezclalina' (1980). / M. H.

Producido por Ricardo Pachón, el artífice de La leyenda del tiempo de Camarón entre otras obras decisivas, Mezclalina incorporó a Tabletom a la marca del rock andaluz; pero lo hizo demasiado tarde, cuando la Movida imponía ya códigos musicales muy distintos. Mientras la radiofórmula requería temas cortos, esquemáticos, bailables y pegadizos, los malagueños proponían composiciones de largo minutaje y ambiciosa estructura como Zero-Zero, Ininteligible, Mezclalina y La guerra (que denunciaba la represión policial en la manifestación del 4 de diciembre de 1977), donde el rock progresivo heredado de King Crimson encontraba una resolución inédita en el espíritu musical del sur. El mundo escuchó por primera vez enlatada la voz de Roberto González, con una formación que completaban Pedro (guitarra) y José (saxo y flautas) Ramírez, Jesús Ortíz (bajo y violín), Salvador Zurita (batería) y Javier Denis (saxo).

'Inoxidable' (1992). 'Inoxidable' (1992).

'Inoxidable' (1992). / M. H.

Después de Rayya (1993), Tabletom quedó sumido en un largo silencio discográfico que terminó en 1992 con Inoxidable, un disco que contiene algunos de los himnos más celebrados de la banda, como El vampiro, Reggae las macetas, Algo así como un tango (con la inolvidable letras de Juan Miguel González), La KGB, La Marihuana (que adaptaba unos versos de Valle-Inclán) y el homenaje a Camarón que entrañó Me estoy quitando. Juan José Pizarro se hizo cargo de la producción, aunque Ricardo Pachón siguió implicado con Tabletom, esta vez en las mezclas. La formación incluía, además de Roberto González y los hermanos Ramírez, a Javier Montero al bajo y Juan Manuel Arrabal a la batería. En gran medida, Inoxidable definió ya la trayectoria que continuaría con discos como La parte chunga y 7.000 kilos, y en todo caso amplió la popularidad de Tabletom dentro, eso sí, de la independencia proverbial del grupo. Nadie en su sano juicio olvidaría estas canciones. Ante el panorama que se nos presenta.   

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios