Cultura

El Teatro Echegaray repone los días 2 y 3 de julio 'Mujer en cinta de correr sobre fondo negro'

Alessandra García en un momento de su montaje.

Alessandra García en un momento de su montaje. / Daniel Pérez/Teatro Echegaray

Mujer en cinta de correr sobre fondo negro, la obra con la que Alessandra García acaba de conseguir el Premio Max al Mejor espectáculo revelación, se repone los días 2 y 3 de julio en el Teatro Echegaray, el escenario donde se estrenó. Este martes salen a la venta las entradas para una pieza que conjuga reflexión y carcajadas y que lleva el sello de una creadora original e indómita, una malagueña de El Bulto que sabe escuchar el habla y el sentir de los barrios y volcarlos luego sobre la escena (15 euros).

Identidad, espectáculo, capitalismo y falta de pensamiento crítico son los temas principales de la propuesta escénica de Alessandra García, una mujer que se encuentra más cerca del arte contemporáneo que del teatro y que aquí recorre la ciudad enfundada en Mike, Asidas, Dolgeen Gabana o Versache.

Mujer en cinta de correr sobre fondo negro, estrenada en enero de 2021 en el Echegaray en el marco del 38 Festival de Teatro de Málaga, es una pieza escénica que funciona a modo de radiografía del ciudadano de barrio humilde. La pieza reflexiona sobre la superproducción textil, el capitalismo, el entretenimiento, la cultura, los idiomas, el mote y el sector servicios. Pero, sobre todo, esta historia es risa y pensamiento.

Alessandra García ha escrito, ha dirigido e interpreta esta obra y lo hace con la ayuda de su alter ego merdellón. La mujer esgrime un discurso que señala con el dedo todo aquello que le habría llevado irre-mediablemente a ser así. Es como hacer un recorrido intelectualizado por su vida laboral y todos los espacios por donde ha pasado: barrio, iglesia, tele, hostelería y teatro dividido en tres cuadros.

Todo lo físico tiene un punto claustrofóbico. La escenografía bien podría ser un escape room del que no puede salir: una cinta de andar que no le lleva a ningún sitio, una cuerda de trepar que topa con el techo, una pelota gigante y un air dancer diabólico. Todo lo que está a punto de explotar es de color naranja.

Otro momento de la obra. Otro momento de la obra.

Otro momento de la obra. / Daniel Pérez/Teatro Echegaray

Talento nuevo malagueño

Alessandra García dirige, interpreta y es la autora de los textos de Mujer en cinta de correr sobre fondo negro, un montaje producido por Dos Bengalas en el que coincide mucho talento nuevo malagueño: Ramón Gázquez es el responsable de la dramaturgia, Violeta Niebla la ayudante de dirección, Cruda Films ha creado los audiovisuales, Azael Ferrer firma la iluminación, Beatriz Ros ha diseñado el espacio escénico, Dela-Delos el vestuario y María del Mar Suárez la Chachi ha colaborado en la asistencia de movimiento.

Además, Brass Seismic (arreglo sonoro), Marta Howard (regiduría), Hugo Lugo (ilustración del cartel) y Tiquismiquis.club (diseño gráfico) completan el equipo.

Según explica su creadora, “Mujer en cinta de correr sobre fondo negro es la unión de estos pares: risa y pensamiento; marca y miseria; barrio y cultura; pija y merdellona; Adidas y Asidas; verde y naranja; El Li-monar y la Palmilla; una familia numerosa y dos bolleras; un genio y un copión; Rufián y Ana Pastor; querer ser y ser”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios