Festival de Teatro | 'Unamuno'

Versión de un relato con fantasmas

José Luis Gómez, caracterizado como Miguel de Unamuno.

José Luis Gómez, caracterizado como Miguel de Unamuno. / Sergio Parra

Pese a su inevitable y a la vez consciente naturaleza textual, lo más interesante de este Unamuno de José Luis Gómez tiene más que ver con el juego dramático puesto en bandeja, con el actor que interpreta al pensador en diálogo con el mismo regresado de entre los muertos y que no deja de ser, claro, el mismo actor en plena encarnación del pensador. Todo esto es posible gracias a las proyecciones con las que José Luis Gómez, en interpretación de Unamuno o como José Luis Gómez interpretando a Unamuno (en virtud de un doble espejo de un camerino teatral), conversa constantemente. La obra se brinda entonces como un verdadero prodigio escénico calibrado gracias a la medición milimétrica de los tiempos (la alegría con la que los técnicos celebraban al término de la función en Málaga la limpieza con la que había salido todo daba buena cuenta de la altura de la filigrana). Desde el patio de butacas, sin embargo, la percepción es que la fluidez del diálogo por el que el intérprete pretende entrevistar al escritor (además de serlo), a pesar de la maravilla audiovisual desplegada, queda un tanto lastrado por la artificialidad del invento y por la excesiva dependencia de un ritmo preestablecido. Es decir, el precio de la magia es la espontaneidad; y no está claro que merezca siempre la pena.

Artificios aparte, Gómez regala una lección soberbia del oficio en su evocación de Unamuno a uno y otro lado del espejo, logrando mucho con muy poco, crecido en el carácter enjuto y apocado del personaje. A lo largo de la entrevista, el actor pregunta insistentemente al pensador por su postura dudosa respecto al fin de la Segunda República y el golpe de Estado del franquismo; Unamuno no da respuestas, lo que permite al espectador llegar a sus propias conclusiones. Aunque un poco más de intención le habría venido de perlas a un montaje oportuno y necesario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios