Festival de Teatro de Málaga | Marco Bruto La libertad (de expresión) y su precio

  • La compañía malagueña Jóvenes Clásicos estrena este fin de semana en el Teatro Echegaray su nueva obra, ‘Marco Bruto. Sobre la traición’

José Carlos Cuevas y Lorena Roncero, en una imagen promocional de 'Marco Bruto. Sobre la traición'. José Carlos Cuevas y Lorena Roncero, en una imagen promocional de 'Marco Bruto. Sobre la traición'.

José Carlos Cuevas y Lorena Roncero, en una imagen promocional de 'Marco Bruto. Sobre la traición'. / Javier Albiñana

El proyecto de Jóvenes Clásicos nació de la mano del actor malagueño José Carlos Cuevas, quien, tras un fértil periodo en la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico (donde trabajó a las órdenes de directores como Helena Pimenta o Lluís Pasqual), decidió regresar a su ciudad natal y poner en marcha su propia compañía. Difícilmente pudo el órdago comenzar con mejor pie: la primera producción de Jóvenes Clásicos, A secreto agravio, secreta venganza, adaptación libre de la obra de Calderón (en la que ya quedó bien expuesta la identidad central de la agrupación: la mirada a cuestiones abiertamente contemporáneas a través de lo que de ellas escribieron los clásicos), obtuvo el premio premio en la sección off del Festival de Almagro en su estreno en 2017, lo que le abrió las puertas a una gira nacional e internacional con más reconocimientos y la acogida proverbial del público y la crítica. Llegaron después otras obras como Numancia, que unía las obras de Rojas Zorilla y Cervantes de nuevo desde una óptica anclada en el presente; y Canciones de Olmedo, proyecto musical estrenado recientemente de manera virtual en el Teatro del Soho para el Escena Theatre Festival de Los Ángeles (con funciones ante el público ya anunciadas para los próximos meses en otros escenarios). En la medida en que Jóvenes Clásicos sigue siendo un as reclamado en varios frentes, José Carlos Cuevas mantiene para el futuro inmediato proyectos harto jugosos, como la organización de las Jornadas de Teatro Clásico que celebrará la Diputación en abril, en la que participa; y la dirección artística de La vengadora de las mujeres, obra basada en la pieza homónima de Lope de Vega seleccionada por Factoría Echegaray para su estreno en marzo, con los ensayos ya en marcha. Eso sí, el nuevo estreno de Jóvenes Clásicos ya está aquí: la compañía presenta Marco Bruto. Sobre la traición este viernes 29 y el sábado 30, con funciones adelantadas a las 16:00, en el Teatro Echegaray, dentro de la corriente edición del Festival de Teatro de Málaga.

La dramaturgia de la obra tiene como fuentes textos de Quevedo, Plutarco y Shakespeare

José Carlos Cuevas y Lorena Roncero conforman el elenco de esta obra dirigida por Pablo Bujalance, autor a su vez de una dramaturgia inspirada en textos de Quevedo, Shakespeare y Plutarco. A la hora de abordar su aproximación al personaje histórico, la compañía tomó como punto de partida la Vida de Marco Bruto de Quevedo, un breve tratado político en el que el autor del Siglo de Oro presentaba un perfil del senador romano a partir de las aportaciones biográficas de Plutarco con una intención evidente de influir en su propio tiempo, aunque no de manera explícita. “Comenzamos a trabajar con el texto de Quevedo, así como con fragmentos del Julio César de Shakespeare y la Divina Comedia, pero durante algún tiempo buscamos una conexión sólida de Marco Bruto con nuestro presente, hasta que la encontramos: si Marco Bruto era un libertador, nosotros íbamos a trasladar su causa a la libertad de expresión”, explica Bujalance. El detonante llegó con la noticia del asesinato del profesor parisino Samuel Paty, quien había mostrado en clase unas caricaturas de Mahoma: “Tras aquel suceso revisamos la dramaturgia que ya teníamos hecha por completo. Marco Bruto pasó a ser un profesor de Historia en un instituto que, de manera desafortunada, hace una comparación entre el islam y el nazismo tras un juego de simulación. El padre de un alumno musulmán decide denunciarle y pronto llegan las amenazas. Marco Bruto decide acogerse a su derecho a la libertad de expresión, pero, para su sorpresa, encontrará que en su entorno apenas tiene apoyos. Los valores predominantes son ahora otros”, añade el director de la obra.

Daniel Lozano en la composición musical, Jorge Colomer en el diseño de iluminación, Fernando Pozo en la creación de proyecciones y la periodista Isabel Ladrón de Guevara, que ha prestado su voz al proyecto, completan el equipo de Marco Bruto. Sobre la traición. Con sólo dos actores en escena para dar vida a diversos personajes, Jóvenes Clásicos invita al público malagueño a encontrar en los autores que mejor han sabido reflejar la condición humana una puerta de entrada a la actualidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios