Festival de Teatro de Málaga La parte chunga de Broadway

  • La compañía malagueña Nuevo Teatro Musical estrena el día 27 en el Echegaray la última entrega de su serie ‘Desmontando musicales’, dentro del Festival de Teatro

Estefanía Moscoso, en un ensayo de ‘Desmontando musicales. Los grandes fracasos de Broadway’, de Nuevo Teatro Musical. Estefanía Moscoso, en un ensayo de ‘Desmontando musicales. Los grandes fracasos de Broadway’, de Nuevo Teatro Musical.

Estefanía Moscoso, en un ensayo de ‘Desmontando musicales. Los grandes fracasos de Broadway’, de Nuevo Teatro Musical. / Paco Lobato

Lo tenía todo para ser un musical de éxito: las canciones de Bono de U2, el libreto de Julie Taymor (quien se hizo cargo también de la dirección), el tirón de su primer personaje, un reparto que reunía los mejores talentos del género y un presupuesto de 75 millones de dólares, el más alto en la historia de Broadway. Spider-Man: Turn off the Dark tuvo su estreno en junio de 2011 después de nada menos que 182 funciones previas y de una serie de desdichados accidentes que enviaron al hospital a buena parte de sus estrellas. Si la crítica se había mostrado cuanto menos tibia durante los preestrenos, una vez celebrada la puesta de largo las valoraciones no fueron precisamente mejores. Y tampoco la acogida del público fue, ni mucho menos, la esperada. Después de varios periodos intermitentes con funciones a medio gas y abultadas cancelaciones, Spider-Man: Turn off the Dark se despidió del público en enero de 2014 como uno de los grandes fracasos de la historia Broadway y con un agujero financiero que todavía colea entre los inversores. Pero el ejemplo de esta producción no es, ni mucho menos, único: de hecho, en la historia de Broadway se cuentan por igual los grandes éxitos y los grandes fracasos, hasta el punto de que sin éstos no se entendería la evolución del show-business en la Meca de los musicales. Ahora, la compañía Nuevo Teatro Musical pone toda su atención en algunos de los fiascos más sonados de la Gran Manzana para su nuevo espectáculo, Los grandes fracasos de Broadway, nueva entrega de la serie Desmontando musicales que, como las anteriores, presenta al público las claves esenciales del género con el más desenfadado y abierto espíritu off. La obra se estrena el próximo día 27 en el Teatro Echegaray, dentro del Festival de Teatro de Málaga, y, como ya es tradición en la agrupación malagueña, la respuesta del público ha sido (aquí sí) elocuente con el cartel de no hay entradas en taquilla.

Franc González y Álex Franconetti, en acción. Franc González y Álex Franconetti, en acción.

Franc González y Álex Franconetti, en acción. / Paco Lobato

Los grandes fracasos de Broadway vuelve a presentar al equipo habitual de Nuevo Teatro Musical dentro y fuera de escena, con la dirección musical e interpretación en directo de Nacho Doña (responsable igualmente de la idea original), la dirección escénica de Manolo Supertramp (autor también del texto) y un reparto que conforman Franc González, Estefanía Moscoso, Jacaranda Rey y Álex Franconetti. Cuatro intérpretes y un pianista se bastan y sobran para deslumbrar al público no con lo mejor que ha dado Broadway, sino con su parte chunga. Eso sí, la intención, tal y como aclara Manolo Supertramp, “es demostrar que en estas producciones, que terminaron en fracaso por razones a menudo peregrinas, hay números que merecen ser recordados tanto o más que los grandes éxitos”. Así, el montaje que adaptó a las hechuras del teatro musical Carrie, la novela de Stephen King, duró en cartelera apenas unas semanas porque el público consideraba ridículos sus efectos especiales y las reacciones eran en cada función muy distintas a las esperadas. Cuando en 2002 se estrenó un musical basado en El baile de los vampiros con canciones de Bonnie Tyler, ningún productor sospechaba que el público lo recibiría como un karaoke para cantar a lo sing along sin que importara lo que sucedía en escena, pero eso fue exactamente lo que pasó. Otros musicales como Siete novias para siete hermanos o Rocky Horror Picture Show llegaron a convertirse en títulos de culto con el paso del tiempo, pero en su estreno pasaron inadvertidos. “En España, estos flops resultan muy llamativos porque aquí la producción teatral va por lo general sobre seguro, pero en Broadway son habituales. Y, en muchos casos, de un gran interés artístico”, explica Manolo Supertramp al respecto.

"En estos musicales hay números que merecen ser recordados tanto como los grandes éxitos", afirma Manolo Supertramp, director y autor de la obra

La predilección por los temas menos renombrados de Broadway ha obligado en esta ocasión a Nuevo Teatro Musical a afrontar una ardua labor arqueológica en busca de partituras y licencias felizmente solventada: “Nacho Doña y Franc González son suficientemente frikis para conocer estos temas. Una vez hecha la selección del repertorio, se solicitaron los permisos correspondientes. Después vino lo más difícil: decidir cómo presentábamos al público temas que en su mayoría son poco conocidos. Aunque, al fin y al cabo, ¿cuánta gente sabe quién es Stephen Sondheim?”, reflexiona Manolo Supertramp. Los grandes fracasos de Broadway incluye fragmentos de los musicales citados en este artículo y muchos otros, servidos con mucho ritmo, mucho humor y una intención pedagógica marca de la casa: “A menudo nos dicen que gracias a nuestros espectáculos aprenden mucho sobre musicales, y nos alegra porque eso es precisamente lo que queremos. Los grandes fracasos es nuestra obra más pedagógica, en la que más cosas contamos sobre cómo se preparan los artistas, por ejemplo, antes de cada función. Nosotros lo pasamos en grande y el público también”. Dicho y hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios