Cultura

"Antes que hacer del niño un virtuoso del instrumento hay que lograr aficionarle"

  • Versátil y lúdico, el músico llega el 11 de noviembre a Marbella con 'Colores', un viaje inspirado en los zíngaros que atraviesa La India y Europa hasta llegar a España y el flamenco, "donde están todas las músicas", afirma

Sobre el escenario su sola presencia invita a jugar con los sonidos. Ara Malikian (Líbano, 1968) lleva quince años demostrando en España que el violín es más que un instrumento de cuerda. Conduce El club de Pizzicato en televisión y fuera de ella continúa con ese empeño por "aficionar" al público más joven a la música en su sentido más lúdico. El 11 de noviembre llega a Marbella con la gira de Colores, un viaje sonoro para recordar el camino que realizaron los zíngaros desde la India y que terminó en España con el flamenco, "tan complejo y tan grande porque recibe muchas inspiraciones", explica con voz serena al otro lado del teléfono.

-Cuándo termina el viaje de 'Colores' ¿a qué conclusión llega?

-Este viaje lo hicieron los zíngaros con el violín por la India, los países árabes y Europa. Quizás donde menos presente está es en el flamenco, aunque ya no tanto. Yo he aprendido muchísimo. Como artista si uno deja de aprender ya nada tiene sentido. Los ritmos de la India influenciaron toda la música occidental, y a mí me ha aportado mucho. Además he tenido la suerte de viajar a estos sitios.

-Y el flamenco ¿qué lugar ocupa?

-Hace quince años que llevo un dúo con el guitarrista José Luis Montón. Hemos hecho tres discos, y ahora sacamos el cuarto. Para mí descubrir el flamenco supuso un antes y un después. No pretendo ser un experto. Creo que lo importante en estas músicas cuando las descubres es intentar tocarlas a tu manera, para aportar algo nuevo sin tener que imitar ni a la guitarra ni a la voz humana, simplemente crear una voz del violín dentro del flamenco.

-¿Hay algún palo que le recuerde a sus orígenes?

-La razón por la que el flamenco es tan complejo y grande es porque tiene muchas inspiraciones y la soleá por ejemplo recuerda mucho a la música oriental.

-¿Era necesario que designarán al flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad?

-Si no es el flamenco, ¿que música iba a ser? Está en todas las músicas y todas las músicas están en el flamenco.

-¿Permite entonces los experimentos de fusión?

-Hay que intentar experimentarlo todo, siempre desde el respeto, porque si no uno no avanza nunca. Es parte del aprendizaje, pero no creo en fusionar por fusionar, sino en las personalidades, en dialogar con los músicos. Fusionar es muy fácil, lo importante es descubrir una voz y disfrutar de ella.

-¿La tecnología está ya al servicio del músico o viceversa?

-Todo tiene que tener un por qué y una inspiración. Si no, bastaría con mezclar ritmos con un ordenador. También tiene que emocionar y las emociones solo las da el músico.

-¿Se enseña bien la música en los conservatorios?

-Creo que hay renovar la enseñanza académica. Está estancada. No siempre hay que pensar en hacer del niño un virtuoso del instrumento, es más importante aficionarles. Que la música sea un juego y no una lucha.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios