Música

El Teatro del Soho y la Orquesta Filarmónica de Málaga sellan su alianza

  • El tenor José Bros y la OFM abrieron la temporada del Teatro del Soho con recital lírico centrado en la zarzuela y con Antonio Banderas en el patio de butacas

El tenor José Bros, junto al director José María Moreno y la Orquesta Filarmónica de Málaga, este miércoles, en el Teatro del Soho Caixabank. El tenor José Bros, junto al director José María Moreno y la Orquesta Filarmónica de Málaga, este miércoles, en el Teatro del Soho Caixabank.

El tenor José Bros, junto al director José María Moreno y la Orquesta Filarmónica de Málaga, este miércoles, en el Teatro del Soho Caixabank. / Javier Albiñana (Málaga)

Desde mucho antes de la inauguración del Teatro del Soho Caixabank en Málaga, hace ahora un año, la Orquesta Filarmónica de Málaga se perfilaba como un aliado esencial del equipamiento de Antonio Banderas. Había no pocos puentes tendidos para que así fuese: por una parte, el director musical del Teatro del Soho, Arturo Díez Boscovich, es una batuta habitual en la programación de la OFM, tanto como director invitado en su temporada de abono como en grabaciones y otros muchos proyectos; por otra, la Filarmónica mantiene viva la política de incorporar el mayor número posible de sedes a la altura para sus actividades dada la ausencia de su medio natural, el Auditorio: así, la orquesta celebra su temporada de abono en el Teatro Cervantes, su ciclo La Filarmónica frente al mar en el Auditorio Edgar Neville, su ciclo de cámara en el Museo Picasso y su ciclo familiar dominical en el Museo de Málaga, además de los muchos conciertos extraordinarios que ofrece a lo largo del año en otros espacios. Con sus cerca de 900 butacas efectivas (al menos hasta que el coronavirus obligó a reducir el aforo a la mitad), el Teatro del Soho se presentaba como un entorno ideal para la OFM, que no perdió el tiempo en ganar al escenario de la calle Córdoba como aliado para la causa. La buena sintonía compartida entre Antonio Banderas y el gerente de la orquesta, Juan Carlos Ramírez, hizo el resto hasta que el Teatro del Soho se comprometió, todavía bajo la dirección de Lluís Pasqual, a reservar un hueco en su programación en la orquesta. Ese compromiso ha seguido vigente todo este tiempo, aunque las circunstancias han obligado el esperado momento de ver a la OFM en el Teatro del Soho hasta ahora: si para el cierre de la pasada temporada estaba previsto un ciclo de conciertos en homenaje a John Williams con la Filarmónica y con Arturo Díez Boscovich en la tarima, la epidemia, ya se sabe, mandó la tentativa al traste. Este miércoles, finalmente, la alianza quedó consumada con el recital lírico que el tenor barcelonés José Bros y la Orquesta Filarmónica de Málaga, con la dirección musical de su titular, José María Moreno, ofrecieron para inaugurar la nueva temporada del Teatro del Soho Caixabank.

El alcalde, Francisco de la Torre, junto a Nicole Kimpel y Antonio Banderas El alcalde, Francisco de la Torre, junto a Nicole Kimpel y Antonio Banderas

El alcalde, Francisco de la Torre, junto a Nicole Kimpel y Antonio Banderas / Javier Albiñana (Málaga)

La inauguración fue, eso sí, fortuita: la puesta de largo estaba prevista para el pasado fin de semana con la representación de la obra teatral de José Troncoso Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban), aplazada, de nuevo, por obra y gracia del dicho coronavirus y un inoportuno positivo en la compañía. Quiso la circunstancia, no obstante, que la apertura de la temporada gozara de la liturgia que corresponde a un recital lírico de primera división; tanto que, de alguna forma, la inauguración del teatro hace un año quedó ligeramente evocada en el recibidor y los pasillos antes del concierto, muy a pesar de las distancias de seguridad obligadas. De hecho, el mismo Antonio Banderas hizo acto de presencia para dar su bendición desde el patio de butacas junto a Nicole Kimpel, como dos espectadores más. Tampoco faltó el alcalde, Francisco de la Torre, quien antes del concierto se fotografió a gusto con los anfitriones. La mayor diferencia vino, claro, con la reducción acusada del aforo, que el Teatro del Soho, con Antonio Banderas al frente, aprovechó para volver a recordar la calidad del mismo como espacio seguro contra cualquier contagio potencial.

En cuanto al recital, la OFM empezó el concierto en clave cinematográfica con el tema central de Candilejas, de Chaplin; siguieron fragmentos de las mejores zarzuelas de Moreno Torroba, Luna, Grever, Sorozábal, Giménez y Vert, además de otros invitados de honor como Carlos Gardel en una espléndida lectura de El día que me quieras en la voz poderosa de José Bros. Ya desde antes de los bises, el recital terminó con la aclamación del público y las dudas de muchos sobre la conveniencia de ovacionar a los maestros de pie o no hacerlo. En cualquier caso, el Teatro del Soho ya es, también, la casa de la Orquesta Filarmónica de Málaga. Por mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios