La salud es lo que importa

Salud visual

Un 66% de derivaciones a Oftalmología son por problemas refractivos o binoculares

Tres de cada cuatro españoles tiene problemas de salud visual, fundamentalmente miopía, hipermetropía o astigmatismo. Para profundizar en estas y otras cuestiones relativas a la especialidad, el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas y la Sociedad Española de Optometría y la Fundación Salud Visual han elaborado el Libro Blanco de la Salud Visual en España 2022. El documento está dividido en tres partes. Comienza abordando la Atención Primaria y Salud Visual, en donde se realiza un análisis de impacto económico y social de la incorporación del óptico-optometrista.

El libro señala que, en una encuesta realizada a médicos de este sector, el 75% afirma que la demanda asistencial por problemas relacionados con la visión es muy frecuente y el 79% considera que la cartera de servicios de salud que ofrece la atención primaria es insuficiente. Además, el 88% opina que el profesional idóneo para los trastornos refractivos o de visión binocular es el óptico- optometrista.

Seguidamente, el texto presenta los resultados del segundo estudio sobre hábitos y actitudes sobre salud visual, en la que se incluyen cuestiones relacionadas con el impacto de la Covid-19. Se muestra que los ópticos-optometristas han contribuido a mantener la actividad esencial en salud visual, como venían haciéndolo desde antes de la declaración del estado de alarma y durante el confinamiento. Es ese período los profesionales asumieron la actividad que el sistema público dejó de ejercer debido a la saturación del nivel de atención primaria y del especializado.

Y la última parte del libro está dedicada a los retos. Como señala Juan Carlos Martínez Mora, Presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, "es esencial aprovechar las oportunidades que implican los avances tecnológicos, los aspectos demográficos del mundo, la transformación de la relación óptico-optometrista-pacientes y los requerimientos básicos en formación y el ejercicio profesional de los expertos".

A lo largo de las páginas de este libro blanco se ofrecen datos que ponen de manifiesto que la salud visual no es un tema menor. Y es que, dos de cada tres derivaciones a oftalmología son por problemas refractivos o binoculares. Y el Sistema Nacional de Salud podría ahorrar cincuenta millones de euros al año integrando a ópticos-optometristas en atención primaria. En cuanto a hábitos, el 70% de los encuestados se revisa la vista de manera periódica en establecimientos sanitarios de óptica, un 27% en oftalmólogos privados (y solo un 12% en centros de salud. Esto significa que al menos un 30 por ciento de la población no se revisa nunca su visión. Y finalmente, al 85 por ciento de los españoles le parece bien que, ante un problema de salud visual, antes de que su médico lo derive al oftalmólogo, hubiera un óptico-optometrista que lo atendiera.

No cabe duda de que si hay algo que convierte al óptico-optometrista en un agente imprescindible en el sector sanitario es su determinante papel como primer profesional capacitado para detectar de forma precoz ciertos problemas visuales. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios