Un récord olvidado

07 de noviembre 2023 - 00:15

Resulta curioso, muy curioso, que el Puerto de Málaga no se haya hecho eco de una muy significativa circunstancia ocurrida en sus muelles hace tan solo unos días. El pasado viernes 3 del presente mes de noviembre, las aguas malacitanas reunían a siete buques de crucero; un número de récord que iguala al que ya se dio en el mismo día y mes en 2001.

Frente a este hecho, el Puerto de Málaga no dijo nada y, la segunda fecha más importante en la muy larga historia crucerista malacitana, al menos en lo que hace referencia al número de barcos de turistas atracados juntos en una misma jornada, pasó sin pena ni gloria.

Y aunque con toda seguridad existirá un motivo por el cual el puerto malacitano no anunció a bombo y platillo esta reunión de récord: podría ser por el número total de pasajeros que venían a bordo de estos barcos o por que dos de ellos durmieron la noche anterior en Málaga, lo que si está claro, es que tanto la jornada del 3 de noviembre de 2023 como la de 2001, constituyen hasta el momento las fechas en las que más barcos de turistas han estado juntos en los muelles malagueños.

Pero con independencia de esta importantísima circunstancia, la gran reunión de buques de crucero de hace unos días, vivió un par de hechos que añaden una mayor significación a esta fecha; unas particularidades que recalcan aún más lo que de relevante tuvo esta jornada. Atracado en el muelle sur de levante, uno de los siete visitantes de este día realizó un repostaje barco a barco; una maniobra que, usando una terminología que se emplea mucho desde hace algún tiempo significaría una notable operativa de logística portuaria que se escenificó por última vez en las aguas malagueñas en diciembre de 2022 y que comenzó a realizarse por estos lares en abril de 2017.

Y si bien lo del repostaje mencionado podría parecerles algo baladí, algo que no lo fue y ocurrió en la jornada de hace unos días en la que siete buques de crucero coincidieron en el puerto malagueño, fue el estreno de una naviera que nunca haría venido; una compañía que trajo por primera vez a Málaga a un buque recién estrenado. Una histórica jornada de barcos de turistas que el Puerto de Málaga sorprendentemente olvidó.

También te puede interesar

stats