Político en cien días

La Feria de Málaga

Pensar que el lobo va a comportarse educadamente es como pensar que lo harán jóvenes turistas de borrachera

Lo que usted diga, doña Rosita. Si su madre no la hubiera mandado a ver a su abuela, ella le hubiera hecho caso, no hubiera hablado con nadie (lobo incluido) e incluso hubiera llevado un capote verde oliva de la Guardia Civil en lugar de una llamativa caperucita roja, seguro que no habría pasado nada. Vamos que, si hubiera estado bien educada, no se la habría comido el lobo y no tendríamos cuento. Pero tendrá que reconocerme usted que la naturaleza del animalito es la que es y la madre lo sabía. Y que, si ella lo sabía, también lo sabría el alcalde del pueblo, que bien podrían haber tomado medidas para que el bosque no fuera un lugar tan inseguro. Porque pensar que el lobo va a comportarse educadamente es como pensar que decenas de jóvenes turistas de borrachera se van a comportar cívicamente y con responsabilidad, y se van a ir a su casa cantando, pero bajito, después de una suculenta ingesta de copas y solo porque el alcalde lo pida.

Vamos, que no entiendo lo que pasa. Porque lo que ha quedado claro después de celebrarse las Olimpiadas de la Covid, es que la policía municipal tiene el record de España en la disciplina de "actuaciones proactivas de sanciones" frente a este. Que viene a ser algo así como que el municipal rellena la multa de motu propio con su propio puño y letra, en lugar de esperar, como ocurre en otros municipios donde la tropa está mejor educada, a que sea el propio infractor el que realice su propuesta de sanción. Lo que les supone un notable esfuerzo que se ha visto recompensado con que pongan el doble o el triple de sanciones que las otras fuerzas de seguridad del estado, que no parece que tengan encomendadas esas tareas ni que practiquen dicha disciplina todos los días.

Así que usted me dirá. Porque, si las playas están cerradas de 11 de la noche a 7 de la mañana, las únicas explicaciones que se me ocurren para que La Malagueta amanezca con grupos de jóvenes durmiendo como morsas en la arena es que estén haciendo cola para entrar en el Pompidou o que, como se la cerraron, no pudieron salir y volver a sus casas. Claro que también puede ocurrir que a esto de las "actuaciones proactivas de sanciones" les pase como al voleibol, que tiene la disciplina de vóley playa, y en esa liga no jueguen los municipales. Lo que nos limita a clamar por un poco de educación y rogar que no se paseen con el mankini de Borat por calle Larios. Que ya pasó en una feria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios