Político en cien días

Gomaespuma málaga (2)

El ayuntamiento se ha pedido licencia a sí mismo y él mismo se ha dicho que no

Hay cosas que no funcionan. O, al menos, no las entiendo. Promálaga (empresa municipal) ha pedido una licencia a la Gerencia de Urbanismo (organismo municipal) para instalar una marquesina fotovoltaica en su parcela del PTA y la Gerencia se la ha negado. Es decir, el ayuntamiento se ha pedido licencia a sí mismo y él mismo se ha dicho que no. Propio de Gomaespuma en Aletas de la Frontera. Y no es que crea que los técnicos municipales no tienen razón, aunque tampoco sepa a ciencia cierta quién es el que la tiene, si el de urbanismo o el de Promálaga. Porque lo que es inequívoco es que uno de los dos ha metido la pata. Lo cual es tan humano como evitable. Una cosa es que se haya puesto imposible concertar una cita con los técnicos de la Gerencia y otra distinta (se me antoja) que el gerente de la empresa municipal no pueda llamar al concejal y comentarle, si tiene dudas y sus técnicos no son capaces de salir de ellas por sus propios medios, lo que se propone. Y confirmado que no es posible, asunto concluido. No se convoca un concurso para hacer un proyecto y una obra que no se puede llevar a cabo y sobre la que, anulada la adjudicación, la empresa adjudicataria podrá pensar en pedir el lucro cesante, argumentando que ha hecho lo que se le encargó: un proyecto para construir unas marquesinas donde le dijo su cliente. Cliente que se podía haber ahorrado parte del disgusto si, en lugar de adjudicar un contrato de proyecto y obra, hubiera hecho dos contratos. Redactado el proyecto y denegada la licencia, el segundo ni se tramita. Claro que para llegar a este punto tampoco hay que pedir licencia. Se supone que el proyecto presentado contiene una declaración de cumplimiento de la normativa urbanística en la que se justifica su corrección. Concedamos que el asunto presentase dudas desde el principio. En ese caso se pide una cita con los técnicos de Gerencia, aunque ya hemos dicho que está complicado. Pero si no se consigue, se recurre al comodín de la llamada al concejal. Mecanismo impropio de particulares, pero más que razonable entre responsables públicos.

Como el contrato se adjudicó el 3 de agosto, hay que reconocer que la Gerencia ha resuelto con celeridad. Si no fuera porque el autor de este no lo es, el caso serviría de ejemplo para que los responsables de Gerencia achaquen el retraso en las licencias a la deficiente calidad de los proyectos de los arquitectos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios