Político en cien días

Queridos Reyes Magos (2017)

El Benítez y Repsol siguen en blanco. Por eso os vuelvo a pedir un juego de construcción

Como parece que no fui bueno en 2016 y no me trajisteis nada, este año he intentado comportarme mejor.

Igual que el año pasado, quiero que me regaléis un tren. El Metro a la Alameda no vale porque no me habéis traído aún la conexión con los callejones del Perchel. Y como sé que son muy caros y sabéis que no quiero ser abusica, de los del PTA y Marbella, y del soterramiento de la conexión al puerto, me conformo con los planos. Así me hago la ilu. Pero me gustaría al menos el tranvía al Civil. Aunque el alcalde diga que "no es útil ni lo quieren los vecinos". A mí me vale y también soy vecino. A cambio, este año borro lo de las fábricas vinculadas al puerto, porque sin su tren, no sirven. Os vuelvo a dejar el Monopoli junto a las nueces para los camellos. A ver si os lo lleváis ya, que ahora quieren poner un hotel en el puerto. Además, sigo sin entenderlo. Hay gentes que ni paga por sus casillas ni construyen nada. Me refiero al hotel de Moneo y la Academia del Málaga. Pero si no lo hacéis, traedme al menos un rotulador verde para que pueda pintarle los parques. El Benítez y Repsol siguen en blanco. Por eso os vuelvo a pedir un juego de construcción. Así, unos días haré el Astoria, otros el Guadalmedina y por las noches, la Isla Pirata de los Baños del Carmen. Luego los desmonto y me ahorro el berrinche de que los mayores se peleen y me quede sin nada. También quiero los Clic basureros, aunque no tengo esperanzas. Si hace cuatro años no tocaba porque estábamos en vísperas de elecciones, no sé por qué éste va a ser diferente. Al final, se lo llevaréis a los mismos. También me gustaría el saneamiento nuevo que os pedí. Pero si no puede ser, no pasa nada. Confiaré, en que siga sin llover. Pero traedme un mapa de España con las fronteras móviles. A ver si ordeno a los soldaditos de colores antes de que nos maten entre ellos. Sólo una petición nueva que no es para mí: que hagan más caso a Anna Muzychuk, excampeona mundial de ajedrez después de negarse a jugar en Arabia Saudí porque le imponían salir a la calle acompañada y vestida con abaya. A las israelíes les han prohibido la entrada porque históricamente "no han tenido relaciones diplomáticas". El año que viene, en Corea del Norte.

Ayer, el mundo volvió al mismo sitio en el que estaba hace un año después de un paseo de 365 días alrededor del Sol. Tampoco os extrañará que yo vuelva a escribir la misma carta el año que viene.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios