Félix Godoy

ffgodoy@malagahoy.es

Sin noticias de Koné

El Málaga continúa con su oscurantismo y restando normalidad a cuestiones del día a día

Koné, en la acción que supuso el 1-0 del Málaga-Nàstic. Koné, en la acción que supuso el 1-0 del Málaga-Nàstic.

Koné, en la acción que supuso el 1-0 del Málaga-Nàstic. / Marilú Báez (Málaga)

El fútbol es entrenar. El fútbol son lesiones. El fútbol son muchas cosas. Y todas son normales y todas caben. No sucede nada por hablar de ellas. Es casi tan antiguo como el balón. Pero en el Málaga algunos se han empeñado en reinventarlo todo. Dentro del club hay ciertas figuras imponiendo un oscurantismo casi total y provocando, incluso, malas informaciones que viajan de dentro a fuera de Martiricos buscando no se sabe bien qué.

La realidad es que la opacidad con la que se está operando (nunca mejor dicho) está sirviendo de caldo de cultivo para fomentar situaciones que alejan de la normalidad al club justo cuando más necesita airearse y recuperar el favor de la gente en pos del ascenso.

Por mucho que salga Muñiz en entrevistas y ruedas de prensa pidiendo unidad y apoyo total, el movimiento se tiene que demostrar con hechos. No ayuda a crear una atmósfera positiva que oculten lesiones, operaciones, resultados... Y es orden expresa en el club, donde los empleados del departamento de comunicación se ven atados de pies y manos a la hora de realizar su trabajo correctamente.

"Operado con éxito". Una de las frases más manidas. Pero algún operado con éxito como Mula sufrió unas complicaciones en el postoperatorio tras su intervención en la rodilla. Una infección no parece un término muy ligado al "éxito".

Han sido más casos y no sólo por temas médicos. Existe una extraña creencia en el Málaga de que lo mejor es aislarse de todo y que no trascienda nada. Ahí están los casos de Cenk Gönen, el jubilado más joven y mejor pagado de España; y Boulahroud, que sigue sin asomarse por la península.

Pero ahora el caso más llamativo es el de Mamadou Koné. Una lesión para varias semanas, un jugador que no vuelve, una convocatoria sorprendente, una recaída, una operación... Y la nada. El delantero fue intervenido, que es lo poco que dejan comunicar a los encargados de esta parcela. Se suponía que dispondrían de más información durante el día de ayer. Casi 24 horas después, nada se sabe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios